CRIMEN Y SEGURIDAD

Disturbios violentos contra islamistas en Suecia deja 40 heridos; 26 eran policías

Los episodios de violencia fueron provocados tras la visita de Rasmus Paludan, líder del partido antiislámico dánes “Línea Dura”

  • Países como Irán condenaron las acciones con una manifestación frente a la embajada sueca
  • La “gira” del grupo de extrema derecha quería quemar el Corán en Suecia

Al menos 40 personas resultaron heridas, entre ellas 26 policías, en los graves episodios de violencia en varias ciudades de Suecia tras la “gira” de un grupo de extrema derecha que quería quemar el Corán, indicó la policía sueca.

N+ te recomienda: Rusia amenaza con despliegue nuclear si Suecia y Finlandia entran a la OTAN

La gestión de la crisis también provocó la condena de varios países musulmanes. Después de Irak y Arabia Saudita, la diplomacia turca deploró “la vacilación para impedir los actos provocadores e islamófobos (…) bajo la apariencia de la libertad de expresión”. En Irán una manifestación tuvo lugar frente a la embajada sueca.

Con gritos de “Allahu Akbar”, lo que significa “Dios es grande”, las primeras manifestaciones contra la visita a Suecia del líder del partido antiislámico danés “Línea Dura”, Rasmus Paludan, degeneraron en violencia contra la policía en barrios con una importante comunidad musulmana, en las ciudades suecas de Norrköping y Linköping.

Los disturbios se extendieron durante el fin de semana a otras ciudades, donde Paludan, que tiene doble nacionalidad danesa y sueca, incendió o planeó incendiar ejemplares del libro sagrado del Islam.

La policía sueca, cuyos vehículos fueron quemados o dañados en el incidente, cree haber sido el principal objetivo de lo que describió como “disturbios violentos”.

“Muchas cosas sugieren que era la policía el principal objetivo, más que los organizadores”, dijo Jonas Hysing, comandante de operaciones especiales, en una conferencia de prensa.

“Alguien intentó matar a los policías”, dijo por su parte el jefe de la policía del país, Anders Thornberg. “Individuos criminales han aprovechado la situación para usar la violencia”, explicó, “no relacionada con las manifestaciones”.

Volvió la calma cuando Paludan abandonó Suecia y regresó a Dinamarca.

Más de 40 personas, entre ellas varios menores, fueron detenidas en los enfrentamientos, que también se produjeron en Malmö, Örebro y Rinkeby, un suburbio de la capital, Estocolmo.

La violencia culminó el domingo, cuando la policía se vio obligada a realizar disparos de advertencia en Norrköping, hiriendo a tres personas, según la policía de manera accidental. Además de la policía, 14 personas resultaron heridas.

Con información de AFP

NRV