Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Dispositivos electrónicos pueden acelerar hasta 10 años la vista cansada

Los niños y jóvenes son más sensibles a la luz LED porque generalmente tienen pupilas más grandes y los medios oculares desde la película lagrimal son más transparentes
Noticieros Televisa FUENTE: notimex DESDE: CDMX, México
FOTO Dispositivos electrónicos pueden acelerar hasta 10 años la vista cansada. (Getty Images)

El uso de dispositivos móviles, especialmente con luz LED, puede acelerar hasta 10 años el problema de presbicia o vista cansada, un padecimiento visual normal relacionado con el envejecimiento, señaló el especialista Miguel Pérez.

Te recomendamosTexteo excesivo de celular provocaría deformaciones

La presbicia se consideraba una alteración visual propia de adultos a partir de los 45 años como consecuencia del paso de los años, ya que con el tiempo los ojos van perdiendo agudeza vidual. No obstante, debido al uso constante de teléfonos o dispositivos móviles se ha adelantado la evolución de este problema, explicó.

FOTO Dispositivos electrónicos pueden acelerar hasta 10 años la vista cansada. (Getty Images)

Otro de los factores en el desarrollo temprano de la presbicia es que en la actualidad la mayoría de pantallas comercializadas utilizan LED como forma de iluminación por la multitud de ventajas que ofrece, por lo que las personas están expuestas a una gran cantidad de luz azul.

Los niños y jóvenes son más sensibles a este tipo de luz, especialmente los de más corta edad, en gran parte porque generalmente tienen pupilas más grandes y los medios oculares desde la película lagrimal son más transparentes, lo que resulta en una mayor cantidad de luz azul que llega”, detalló el optomestrista de acuerdo con un comunicado.

FOTO Dispositivos electrónicos pueden acelerar hasta 10 años la vista cansada. (Getty Images)

La presbicia o vista cansada no tiene cura, no obstante se puede tratar con auxiliares visuales. Entre los síntomas de dicho padecimiento está la dificultad para leer letras pequeñas o ver objetos cercanos, dolor de cabeza, la necesidad de sostener la lectura a una distancia mayor que el largo del brazo y la fatiga visual.

 

Con información de Notimex

KAH