Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

Develan circuito cerebral que controla el consumo de alcohol

El trastorno por consumo de alcohol es considerado una enfermedad cerebral crónica a menudo acompañado de emociones negativas
Noticieros Televisa FUENTE: notimex DESDE: CDMX, México
Imagen: Un grupo de científicos en Estados Unidos descubrió un circuito cerebral que controla el consumo de alcohol. (Getty images/archivo)

Un grupo de científicos en Estados Unidos descubrió un circuito cerebral que controla el consumo de alcohol en ratones y que ayudaría a predecir el desarrollo de una adicción, incluso, años antes de que se presente, señaló un estudio publicado en la revista Science.

Te recomendamos: Quitarán licencia a conductores ebrios que caigan en el ‘Torito’

Hemos encontrado por primera vez un circuito cerebral que puede predecir con precisión qué ratones desarrollarán consumo de alcohol compulsivo semanas antes de que comience el comportamiento”, dijo en un comunicado la autora de la investigación, Kay Tye.

De acuerdo con el análisis, el desarrollo de consumo compulsivo de alcohol está relacionado con dos regiones involucradas en el control del comportamiento: la corteza prefrontal media y la materia gris periacueductal. Además de que podría ser un biomarcador para predecir la adicción en un futuro.

El trastorno por consumo de alcohol es considerado una enfermedad cerebral crónica a menudo acompañado de emociones negativas, informaron los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés). Esta ingesta es causante de más del cinco por ciento de la carga mundial de morbilidad.

Para el descubrimiento de este circuito cerebral, los investigadores crearon una prueba llamada ‘Tarea de Compulsión Inducida por Atracones’ (BICT). Esto con la finalidad de examinar cómo la susceptibilidad al consumo de alcohol interactúa con la experiencia para producir una adicción.

Mediante una serie de pruebas, se observó que los ratones podían clasificarse en tres grupos: bebedores bajos, bebedores altos y bebedores compulsivos. A diferencia de los dos primeros grupos, aquellos que tuvieron una ingesta nociva mostraron insensibilidad a las consecuencias negativas.

Posteriormente, los investigadores utilizaron una técnica de imagen para analizar la actividad neuronal en dos regiones involucradas en el control del comportamiento: la corteza prefrontal media y la materia gris periacueductal.

La investigadora de la Universidad de Vanderbilt añadió que aún se desconoce si el circuito descubierto está involucrado en comportamientos compulsivos diferentes, como los relacionados con otras sustancias de abuso o recompensas naturales.

Con información de Notimex

TVR