Detectan extorsiones de policías a negocios que abren en medio de la pandemia en CDMX

Policías e investigadores han pedido dinero a negocios, como restaurantes, que abrieron para atender a sus clientes cuando puedan al exterior.

En la Ciudad de México, el Gobierno ha propuesto medidas excepcionales para aumentar la actividad económica tratando de evitar condiciones propicias para el contagio de coronavirus, sin embargo, estas disposiciones, como el Hoy No Circula durante la jornada de sana distancia o la invitación a los restaurantes para que atiendan a sus clientes cuando puedan al exterior,  le ha dado ocasión a policías e inspectores para pedir dinero, mordidas.

Te puede interesar: Coronavirus: Así viaja la saliva expulsada al hablar, toser o estornudar en lugares confinados

Como parte de las medidas sanitarias en la nueva normalidad,  los dueños del restaurante Cochinita-Power, ubicado en la colonia San Rafael de la alcaldía Cuauhtemoc, pretendían colocar mesas en la banqueta de la calle Manuel Altamirano, para tener mayor espacio para sus clientes.

El pasado 11 de julio contrataron a Alejandro Ramírez y Francisco Sánchez para arreglar la banqueta. Ambos tenían cerca de tres meses sin trabajar por la pandemia y cuando por fin lo consiguieron fueron detenidos.

“Estábamos reparando aquí la banqueta, se formaba un charco. Cuando llegaron unos oficiales y nos detuvieron. Llegaron a decirnos que estábamos cometiendo un delito que necesitábamos un permiso. Nos dicen esto te va a salir como en 10 mil pesos cada quien, fueron las personas de Protección Civil quienes nos dicen eso”, apuntó Alejandro Ramírez, albañil.

Los dos albañiles fueron enviados al Reclusorio Sur, acusados de daños a la propiedad. Anuar, encargado del restaurante, dijo que realizó los trámites correspondientes con las autoridades para ocupar parte del espacio público para ofrecer su comida.

“Se llama la Ciudad al Aire Libre y la intención es que podamos dar servicio en el espacio público, porque la probabilidad de contagio en un espacio abierto es mucho menor. Lamentablemente no permeó a las instancias y de todos modos se volvió una situación donde acabamos en charola de plata para actos de corrupción, se acabaron levantando a los muchachos porque nos resistimos a dar mordida en medio de la pandemia”, apuntó Anuar, encargado de un restaurante.

La alcaldía sostuvo que no había permiso para hacer trabajos en la banqueta, pero la denuncia fue retirada por la propia alcaldía para que sea investigada por la contraloría interna y que determine si existió alguna irregularidad en la detención.

“Estaban rompiendo la banqueta. Asistió personal de Protección Civil de la alcaldía pidieron el permiso que se tiene que dar para arreglar banquetas, para romperlas y no lo tenía. Se reportó a la Policía. Normalmente lo que procede es el resarcimiento del daño que ronda los 2 mil pesos. Nos pareció un exceso que los compañeros albañiles tuvieran que pagar con tiempo. En prisión retiramos la querella, ya está retirada”, apuntó Néstor Núñez, alcalde en Cuauhtémoc.

El miércoles pasado, el empresario y los obreros acudieron a una reunión con la fiscal capitalina, Ernestina Godoy; al salir indicaron que iban a continuar con la denuncia por los presuntos abusos y la extorsión.

Con información de Arturo Sierra.

LLH