Desintuban al cardenal Norberto Rivera, tras mejoría por COVID-19

Norberto Rivera había sido intubado por complicaciones de COVID-19 Y recibió la extremaunción

El cardenal emérito, Norberto Rivera Carrera, fue desintubado después de mostrar mejoría ante el COVID-19, informó su vocero, Hugo Valdemar.

Te recomendamos: AMLO terminará aislamiento voluntario por COVID-19 cuando especialistas lo aprueben: Sánchez Cordero

En Twitter, Hugo Valdemar detalló que el cardenal fue desintubado el miércoles 27 de enero y permanece en cuidados intermedios, en un hospital de la Ciudad de México.

Aseguró que Norberto Rivera “continúa en mejoría general” y pidió a los feligreses que sigan en oración por su salud.

Por complicaciones de COVID-19, el cardenal emérito fue intubado y recibió la extremaunción, pero con el paso de los días, su salud ha ido mejorando.

Hace más de una semana, la Arquidiócesis Primada de México informó que el cardenal Norberto Rivera Carrera había sido hospitalizado tras dar positivo a COVID-19.

En un comunicado firmado por el presbítero Alan Téllez Aguilar, canciller de la demarcación religiosa, se detalló que Norberto Rivera estaba “siendo debidamente atendido y él mismo pide la oración del pueblo de Dios para hacer frente a esta situación tan especial”.

Desde entonces, el equipo del cardenal Rivera y el del actual arzobispo, Carlos Aguiar Retes, han protagonizado una controversia pública porque presuntamente la Arquidiócesis se ha negado a pagar la atención del cura en un hospital privado.

La Arquidiócesis emitió un comunicado la semana pasada en el que argumentó que fue el arzobispo emérito quien decidió acudir al sector privado y que la institución religiosa apoya a los sacerdotes contagiados del patógeno causante de la COVID-19 si acuden a un hospital con un convenio establecido.

“Aquellos obispos y sacerdotes contagiados de COVID-19 que deseen llevar el seguimiento de su enfermedad a través de otros medios pueden hacerlo, con recursos propios o los apoyos que puedan otorgarles las personas allegadas a ellos”, indicó entonces la Arquidiócesis.

Ante los efectos de la pandemia de COVID-19, algunos sacerdotes mexicanos han pedido acceso prioritario a la vacuna porque están en contacto con la gente, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció por la mañana la responsabilidad que han mostrado los líderes religiosos al mantener cerrados los templos.

Rivera Carrera, nacido en 1942, renunció a su cargo al frente de la Arquidiócesis de México, la cual dirigió por más de dos décadas, en diciembre de 2017.

En 1995, el prelado fue designado por el papa Juan Pablo II como arzobispo primado de México. 

Con información de Noticieros Televisa y EFE.

RMT