Desinterés y apatía en Venezuela ante elecciones de este domingo

desinteres apatia venezuela elecciones nicolas maduro

7 millones de personas no irán a votar (Foto: AP)

En medio de gran apatía y desinterés, los venezolanos acuden este domingo a las urnas para elegir nuevo presidente para el periodo 2019-2025.

Están habilitados para votar 20 millones 759 mil electores, pero se presume que el ausentismo superará el 33 por ciento.

Esto es, 7 millones de personas no irán a votar.

Según las últimas encuestas, Nicolás Maduro con 55.9 por ciento de las preferencias, no tendrá problemas para reelegirse.

Su más cercano rival Henri Falcón solo alcanza el 24 por ciento de las preferencias.

No obstante la comunidad internacional, especialmente los países del Grupo de Lima en los que se incluye México, no reconocen estas elecciones porque no cumplen con los estándares convencionales de una elección justa y transparente.

La oposición representada por la Mesa de Unidad Democrática que no participa del proceso electoral ha llamado a la población a desobedecer al dictador y quedarse en su casa.

El gobierno venezolano ha ignorado los reclamos y todo está listo para la consulta electoral.

Se han instalado 14 mil 638 centros de votación en todo el país y el ministerio de defensa, a través de la fuerza armada, cerró todas las fronteras del país hasta el próximo lunes 21, se dispuso la ley seca y se prohibió el porte de armas.

Los venezolanos, agobiados más que nunca por la hiperinflación que ha destruido su economía familiar y calidad de vida, temen que lo que viene en adelante será peor.

No les interesa, por eso, acudir a las urnas, están más preocupados por conseguir comida y medicinas.

Venezuela experimenta hoy la súper inflación más grande del mundo. El año pasado fue de 4 mil 966 por ciento. Hoy, a menos de la mitad del año 2018, la descomunal inflación se ha desbocado y superó ya el 18 mil por ciento.

La gente, ve con pesimismo el futuro del país. El sueldo mínimo de 2 millones y medio de bolívares apenas alcanza para comprar una lata de atún y un kilo de pollo.

Así, en medio de la crisis total, con niveles de inflación impensados, con mercados y supermercados desabastecidos, con hospitales y farmacias sin medicinas, Venezuela roza el desastre y camina al despeñadero bajo el disfraz de un proceso electoral en el que ya todos saben quién será el ganador.

También puedes leer: Finaliza protesta de presos políticos en sede policial de Venezuela

Con información de Ricardo Burgos.

FSR

CARGANDO...