Desalojan a comerciantes e inquilinos de edificio del Centro Histórico mediante juicio simulado

Desalojan a comerciantes e inquilinos de edificio del Centro Histórico mediante juicio simulado

FOTO: Los comerciantes e inquilinos del edificio fueron lanzados a la calle. (Noticieros Televisa)

Los dueños y locatarios de un edificio en la calle Madero, en el Centro Histórico, fueron desalojados.

Lo extraordinario es que los echaron después de un juicio entre dos personas que no tenían ningún derecho sobre el edificio.

Y esto ya es un modus operandi en la ciudad, se llaman juicios simulados.

“Llegaron como 150 cargadores a desalojar a nuestros inquilinos. Nosotros nos presentamos en el inmueble, nos amenazaron, no nos dejaron entrar. Además, llegaron a decir o te sacamos, porque iba gente armada o sacas tus chingaderas, o te rompemos la madre”, explicó Verónica Blanco González, apoderada legal de la fundación Antonio Haghenbeck y de la Lama.

El pasado 12 de marzo, un grupo de cargadores y golpeadores presuntamente vinculados con la lideresa de ambulantes Diana Sánchez Barrios, acompañados de personal del Juzgado Primero Civil del Tribunal Superior de Justicia, lanzaron a la calle a comerciantes e inquilinos del edificio ubicado en Francisco I. Madero número 45, en el Centro Histórico de la Ciudad de México

Se apoderaron del inmueble que pertenece a la fundación Antonio Haghenbeck y de la Lama, desde hace más de 90 años.

“Nunca se llevó un juicio en contra de nosotros, nunca tuvimos un aviso de lanzamiento, nunca nos notificaron ninguna demanda”, explicó Saúl Navarrete, abogado de Ópticas Devlyn y Kauffman, en la CDMX.

Ante la vista de la actuaria del juzgado, los hombres y mujeres que ingresaron a los negocios con mochilas, se robaron la mayor parte de la mercancía, dinero, aparatos y equipos de las ópticas Devlyn, Kauffman, de una joyería, una perfumería, un negocio de tatuajes y hasta de un bar.

Las pérdidas ascienden a más de 20 millones de pesos.

“Llego a mi departamento. Ya habían saqueado, robado, tenía una bolsa con perfumes Fraiche, con 450 mil pesos en efectivo, tenía una cangurera con relojes, con brillanterias y con unas alhajas”, detalló Graciano Cervantes, inquilino de Madero 45, en la Ciudad de México.

En agosto de 2018, la juez primero, María Elena Galguera González dio entrada al juicio civil que interpuso Daniel Pérez Valdez contra Arturo Flores Guillén.

La parte demandante solicitaba la terminación de un supuesto contrato de comodato, la desocupación y entrega del inmueble de Madero 45, que presuntamente había entregado a Arturo Flores Guillén y que se negaba a desocupar.

“No te entiendes como con un juicio simulado, con una duración tan rápida, vimos las constancias del juicio y parece que todas las hicieron de escritorio”, apuntó Verónica Blanco González, apoderada legal fundación Antonio Haghenbeck y de la Lama.

“No sabemos quiénes son, físicamente no los conocemos, no los hemos visto”, aclaró el abogado Saúl Navarrete.

Con base en dicho juicio y sin ningún tipo de documentación oficial para acreditar su propiedad, el 19 de marzo, es decir siete días después del desalojo, en el Sistema de Catastro de la Ciudad de México, cambiaron el nombre del propietario del edificio.

El inmueble aparece a nombre de Luis Alberto Vargas Ruiz, pareja sentimental de Diana Sánchez Barrios, quien estuvo en la cárcel acusado de robo calificado y delitos patrimoniales.

“Cómo puede ser que así de la nada, alguien se mete en el sistema y cambian los nombres sin acreditar absolutamente nada, nosotros queremos creer que hay gente involucrada, desde catastro, desde tesorería, desde el registro público, desde juzgados, desde la procuraduría”, expuso Verónica Blanco González, apoderada legal.

En el expediente, que fue armado en el Juzgado Primero de lo Civil, no se encuentra ningún tipo de identificación ni documento oficial que acredite la personalidad de Daniel Pérez Valdez ni de Arturo Flores Guillén, a pesar de haberse desahogado el litigio en cuatro meses.

Los domicilios para oír y recibir notificaciones son establecimientos y puestos ambulantes controlados por la familia Barrios, en la delegación Cuauhtémoc.

“No podemos entrar, hay gente afuera vigilando, hay gente adentro vigilando, ya cualquiera se puede apropiar de cualquier inmueble”, dijo Verónica Blanco González, apoderada legal Fundación Antonio Haghenbeck y de la Lama.

Con información de Fátima Monterrosa y Adrián Tinoco.

LLH

CARGANDO...