-->

Denuncian que el censo 2020 deja fuera a personas con discapacidad

Denuncian que el censo 2020 deja fuera a personas con discapacidad

Personas con discapacidad (AP, archivo)

En el 2020, se aplicará en todos los hogares de México el Censo General de Población y Vivienda. En el segundo trimestre del 2018, el INEGI realiza las pruebas científicas para que los cuestionarios del censo tengan validez y sean claros. Organizaciones de personas con discapacidad están inconformes con un cambio de metodología que se anuncia para el nuevo censo.

Ciegos, sordos, personas con discapacidad motriz o intelectual, como síndrome de Down y autismo, dejarán de contar en México, el INEGI los quiere excluir del Censo de Población 2020, según denunciaron organismos de la sociedad civil, el Conapred y el Conadis.

Advirtieron que el anteproyecto del Censo de Población y Vivienda 2020 deja fuera del cuestionario básico a las personas con discapacidad. El INEGI asegura que se trata sólo de un cambio de metodología; sin embargo, reconoce que quedarían incluidos solamente en un muestreo de 800 municipios, en lugar del censo nacional que se hace casa por casa.

Ricardo Bucio, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, señala: “Si el censo 2020 no incluye adecuadamente a las personas con discapacidad, tenemos la dificultad enorme de crear políticas públicas. Sí creo que cualquier grupo que no esté incluido en el censo, aunque no se haga por discriminación, el efecto es discriminatorio”.

Ernesto Rosas, director de Vinculación Interinstitucional de Confe, A.C., dice: “Sin duda que es discriminatorio, porque población afroantillana si van a ser censados, con los dos mecanismos, los dos cuestionarios, ¿por qué la población con discapacidad se va a encontrar al margen en este sentido?”.

En los censos generales del 2000 y del 2010 la discapacidad se contemplaba en los dos cuestionarios: el cuestionario básico y el ampliado. En el anteproyecto del censo del 2020 ya no aparece el tema de la discapacidad.

El cuestionario básico tenía preguntas sobre dificultades para caminar, moverse, hablar y oír, entre otras.

El cuestionario ampliado proporcionaba más información sobre la discapacidad de las personas en cada hogar. Por ejemplo, dificultades para bañarse o vestirse y uso de aparatos auditivos.

“Despierta” obtuvo la carta que envió Mercedes Juan, titular del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, Conadis, a Julio Alfonso Santaella, presidente del INEGI, en la que manifiesta que:

“Hay preocupación por la ausencia del tema de discapacidad en el cuestionario básico del Censo de Población y Vivienda 2020, así como la falta de información en su cuestionario ampliado, que no permiten a este sector poblacional el goce pleno de sus derechos humanos”.

Dice que al no tener los datos del censo de las personas con discapacidad, no se podrá calcular el presupuesto que necesita cada municipio del país y se perderá un tiempo valioso, ya que pasará otra década para volver a censar en forma general.

Taide Buenfil, presidente de la Asamblea Consultiva del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad, considera: “Queremos saber cuántas personas existen a nivel nacional, ahora sí, uno por uno, que es lo que nos da el censo, tienen alguna discapacidad y posteriormente en el ampliado, nos dé información relacionada con tipos de discapacidad”.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Conapred, también envió una carta al presidente del INEGI para pedir que no se excluya del censo 2020 a la población más vulnerable.

Ernesto Rosas, director de Vinculación Interinstitucional de Confe, A.C., indica: “Resulta que ahí hay un número importante de personas con discapacidad, que jamás han recibido atención médica, asistencia social, programas de educación, ya no se diga inclusión laboral, todo eso deja de existir porque no están identificados”.

Javier Quijano, presidente de Confe, A.C., dijo que el censo es una oportunidad única que se presenta cada 10 años. “Al sesgar esto a una muestra, no nos da la oportunidad y realmente sería un retroceso”.

Ricardo Bucio, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, señala: “El censo es indispensable porque nos da la estadística, nos da el número, le da a cada municipio la posibilidad de saber cuántas personas, qué características, que necesidad tienen, cómo adaptar el entorno que tienen”.

El INEGI asegura que el censo 2020 aún está en etapa de pruebas y la actual no es la mejor forma de contabilizar a las personas con discapacidad.

Edgar Vielma, director general de estadísticas sociodemográficas del INEGI, dice: “Tiene que ver con razones metodológicas, de poder tener una mejor aproximación de la realidad”.

Aseguró que la población, al ser encuestada, no identifica diversos problemas de salud o de vejez, como discapacidad.

En el 2000 y 2010 se censó a todas las viviendas de los más de 2 mil 400 municipios en el tema de discapacidad, en el 2020 se proyecta solamente hacer el muestreo en 800 municipios; eso, de acuerdo con el funcionario del INEGI, dará una cifra más precisa de la población con discapacidad que hay México.

Con información de Guillermo López Portillo

MLV

CARGANDO...