De lo perdido lo que aparezca: 33 obras encargadas por Salinas de Gortari, en el Centro Cultural Los Pinos

Tras pasar décadas escondidas, el Gobierno de México expone 33 obras de arte encargadas por el expresidente entre 1992 y 1993

FOTO: Vista de la obra Sin título del pintor José Luis Cuevas dentro del recorrido de la exposición "De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México". (EFE)

A partir de este jueves estará abierta al público la exposición “De lo perdido lo que aparezca”, la primera exhibición de arte que se presenta en el Centro Cultural Los Pinos.

Son 33 obras que fueron encomendadas a artistas mexicanos entre 1992 y 1993, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

En la planta baja el despacho presidencial, en la casa Miguel Alemán, se instaló el “Murciélago”, de Francisco Toledo, y los “Volcanes”, de Luis Nishizawa.

En una de las habitaciones, que fue ocupada como recamara, están “Violencia e Intolerancia”, de Rafael Coronel, “Fantasma”, de Alejandro Colunga, y un cuadro sin título del artista José Luis Cuevas.

En los extremos de los corredores hay dos obras notables: “Sofía vestida de china poblana”, de Julio Galán, y “Huitzo”, de Gunter Gerzso.

FOTO: Vista de la obra Sofía vestida de china poblana del pintor Julio Galán. (EFE)

FOTO: Vista de la obra Sofía vestida de china poblana del pintor Julio Galán. (EFE)

Y otras de Vicente Rojo, Juan Soriano, Rafael Cauduro y Beatriz Ezban.

La colección de 33 obras concentra el valor de la generación de la ruptura, de mediados del siglo 20, con una perspectiva y una nueva forma de ver la identidad nacional.

Definiendo el espíritu mexicano, el ser parte de éste país, el ser nacional desde una definición individual, estricta, personal, que tienen que ver con el terruño, con la región de la que han salido”, comentó Carlos Molina, curador en jefe del Museo de Arte Moderno.

De los 33 que conforman la exposición, seis ya estaban en la residencia Miguel Alemán desde el 1 de diciembre de 2018.

Los primeros meses había varios cuadros ya colgados aquí, el Soriano, el Chávez Morado, en el espacio ubicado para prensa estaba el Chávez Morado. El Cauduro, estaban en diferentes lugares del espacio. Estaban en muy buen estado las obras, se les hizo trabajo de limpieza, tenían polvo, algunos marcos lastimaduras leves, si hay una pieza que se le cambio el bastidor”, comentó Rodolfo Rodríguez, coordinador del Centro Cultural Los Pinos.

Las obras permanecían bajo resguardo en una bodega y cada gobierno elegía algunas.

Era cuestión de gustos, cada administración seguramente según su gusto iba decorando el espacio con la obra que consideraban adecuada”, expuso Rodolfo Rodríguez, coordinador del Centro Cultural Los Pinos.

Con información de Susana López Peña.

LLH

CARGANDO...