Dan apoyo emergente a familia que quedó en medio del fuego cruzado en atentado contra García Harfuch

Cuando se dirigían a trabajar en el Metro Auditorio, donde vendían quesadillas, la familia García Gómez quedó en medio del fuego cruzado.
FOTO: La familia que quedó en medio del fuego cruzado en el atentado a García Harfuch recibirá apoyo emergente. (Cuartoscuro)

La familia que quedó en medio de los disparos durante el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, está recibiendo apoyo para necesidades emergentes como alimentación, traslados y hospitalización.

Te puede interesar: Trasladan al Reclusorio Norte a ‘El Vaca’, presunto autor intelectual del atentado contra García Harfuch

“Hemos ido acompañando para las ayudas de subsistencia que son básicamente gastos de transportación y gastos alimenticios, de ninguna manera hemos proveído reparación, simplemente son medidas emergentes”, destacó Armando Ocampo, comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas de la CDMX.

Cuando se dirigían a trabajar en el Metro Auditorio, donde vendían quesadillas, la familia García Gómez quedó en medio del fuego cruzado; Gabriela Gomez recibió un tiro en la cabeza y murió.

Su hermana Tania recibió un disparo en el brazo y aunque fue atendida, hoy tuvo que ser hospitalizada de nueva cuenta.

“Tenemos que proveer también las medidas asociadas a pues aspectos teratológicos, psicológicos e incluso de tipo psiquiátrico, se trata de actos delictivos cometidos por particulares,  quienes en primer lugar tendrían que reparar el daño son ellos, la víctima lesionada está siendo atendida en un hospital privado, me trasladé en la mañana y estamos atendiendo toda la cuestión asociada a lo emergente, empezamos a estabilizar el evento victimizante”, dijo Armando Ocampo, comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas de la CDMX.

Además, como parte de la reparación integral del daño se tramita la reposición del auto de la familia que también resultó dañado.

La Fiscalía capitalina tiene asegurados seis vehículos, una motocicleta, cinco camionetas, un autobús y tres domicilios relacionados con el atentado, además de 19 personas presuntamente involucradas.

Sólo dos de los detenidos tienen antecedentes legales: Juan “N” de 37 años, por secuestro y Fabián “N” de 31 años, por robo con violencia y otros a negocio.

La mayoría de los detenidos dijo que realizaba actividades informales como comercio, albañilería y agricultura y les ofrecieron dinero por participar en el atentado.

Hasta el momento más de 20 policías que participaron en los arrestos de los agresores han dado su entrevista al Ministerio Público para integrarse como dato de prueba.

Con información de Arturo Sierra.

LLH