Cubrebocas en transporte público, una estrategia con poca efectividad contra COVID-19

Aunque los usuarios lo lleven puesto, durante su trayecto suelen moverlo o quitárselo

La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, anunció que entre las medidas para frenar los contagios y hospitalizaciones por COVID-19, se van a colocar carteles en espacios urbanos, dar información casa por casa, hacer llamadas telefónicas y el uso de códigos Qr en el transporte público, un lugar donde difícilmente puede guardarse sana distancia.

Te recomendamos: CDMX extiende rastreo de COVID-19 con código QR a transporte público

Durante un recorrido por las unidades de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) se descubrió que el 90% de los usuarios usan el cubrebocas al subir, durante el trayecto las cosas cambian.

“La gente no entiende y cada día estamos peor, iba una pareja y le dijo un señor: ‘póngase el cubrebocas señorita, por favor’, y dijo: ‘¿Usted se va a morir o yo? No es justo, por otros pagamos nosotros”, lamentó María del Carmen, pasajera.

Buena parte de los usuarios de RTP  de la Ciudad de México, al subir a las unidades, sí usa cubreboca, pero en el camino se lo quita, principalmente para hablar por teléfono, o lo lleva mal puesto.

“Nosotros al abordar les exigimos el cubreboca y cuanto pasan aquí donde estamos sentados se lo vuelven a bajar, lo llevan en la frente o en el cuello y no podemos estar volteando porque vamos viendo adelante para las maniobras del camión”, informó Artemio Cuevas, Chofer del Transporte Público.

Se busca que en los camiones RTP solo viajen 40 personas como máximo y ningún pasajero puede subir sin mascarilla, sin embargo, hay horas del día en donde la gente no respeta la indicación.

“Si es que a veces no se puede, llegas a una parada, bajan dos y se suben como 20 y les dicen que no pueden subir y son muy agresivos, algunos hasta te quieren golpear, te ofenden, ya no les decimos nada”, comentó Rosaura Partida, Chofer RTP.

En el módulo 7 de la Red de Transporte de Pasajeros, han muerto cinco choferes por COVID-19 a pesar de que se extreman medidas de higiene en los camiones.

“Tengo que dejar limpia la unidad para mi relevo”, dijo Patricia García, Operador RTP.

“Si pues todas las unidades son de alto contagio al momento que usted desgraciadamente no se sabe quién viene enfermo, quien trae el contagio y pues no se sabe y uno tiene que subirlo”, finalizó Juan Miguel, Chofer de RTP.

Este miércoles, en el Metro inició la colocación de los códigos QR, en este primer día a pocos llamó la atención registrarse.

Con información de Guadalupe Madrigal

DMGS