Cristina, Marco e Iván salieron de Guatemala rumbo a EEUU y ahora podrían estar calcinados

Querían trabajar en los Estados Unidos para sacar adelante a sus familias en Guatemala. Todos eran originarios de la provincia de San Marcos.

La Fiscalía de Tamaulipas dio a conocer el hallazgo de 19 cuerpos calcinados y con disparos de arma de fuego dentro de dos camionetas, en el municipio de Camargo, en los límites con Nuevo León, en Guatemala, familiares de migrantes aseguran que se trata de sus parientes.

Te recomendamos: Temen que cuerpos calcinados hallados en Tamaulipas sean de migrantes guatemaltecos

El pasado 10 de enero Iván Gudiel Pablo Tomás, Anderson Marco Antulio Pablo y Santa Cristina García Pérez salieron de Comitancillo, departamento de San Marcos, Guatemala, rumbo a Estados Unidos.

El viernes 22, junto a otras 16 personas, fueron asesinados y sus cuerpos, calcinados. Este fin de semana fueron hallados en el poblado Santa Anita en Camargo, Tamaulipas, en los límites con Nuevo León.

Cristina, Marco e Iván, salieron de Guatemala rumbo a EEUU y ahora podrían estar calcinados. FOTO Noticieros Televisa

José Aguilón, familiar de Cristina, Marco e Iván, quien vive en Masachusets, Estados Unidos, explicó cómo están en Guatemala para identificarlos.

“Los papás ya fueron a hacerse la prueba de sangre y la prueba de sangre va en camino para que ellos hacen el ADN y si son los cuerpos o no. Más o menos para reconocer el cuerpo porque ellos están seguros que sí son ellos”, enfatizó José Aguilón, familiar.

Aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala indicó que aún no se ha podido confirmar la identidad de las víctimas, pues, indicaron, las autoridades mexicanas están en ese proceso el Congreso Guatemalteco publicó una esquela con 13 nombres.

Entre ellos están los de Cristina y Marco Antulio, que tenían apenas 17 años, y de Iván Gudiel, de 22. Todos ellos querían trabajar en los Estados Unidos para sacar adelante a sus familias en Guatemala. Todos eran originarios de la provincia de San Marcos.

“Mis familiares no se dedicaban a nada, ellos son pobres, no tienen dinero, no tienen comida no tienen cómo sobrevivir por eso se fueron buscando el sueño americano pero lamentablemente les quitaron el sueño”, enfatizó José Aguilón.

 

Con información de Raymundo Pérez Arellano

KAH