Crece la extrema pobreza y el hambre en el mundo, alerta la FAO

Crece la pobreza y hambre en el mundo, alerta FAO. (AP, archivo)

Partidas especiales, programas exprofeso y compromisos firmados por gobiernos y organismos internacionales no han frenado el crecimiento de población en pobreza extrema y hambre en el mundo.

En América Latina y el Caribe roza el 7% de la población, 42 millones de personas subalimentadas.

Subalimentación: en palabras llanas, no tener acceso suficiente a alimento para sobrevivir sanamente. Subalimentación, el día a día de quien elige o desayunar, o cenar. Y casi siempre se queda con algo de hambre.

Hoy en Jamaica, expertos de la oficina de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la FAO, pusieron en la mesa cifras inesperadas. En sólo un año, al mapa del hambre en el mundo se sumaron casi 40 millones de personas y son 815 millones.

¿Cómo esta México en el mapa de la subalimentación?

Aunque la intención y el compromiso internacional es que nadie se quede atrás, en México hay un porcentaje mayor de personas subalimentadas que en Cuba.

En algunas regiones del continente han disminuido los casos de desnutrición aguda, pero prevalece la desnutrición crónica.

Brasil, Cuba y Uruguay tienen cerca del 2.5% de su población subalimentada.

Argentina, Barbados, Chile, México y Trinidad, el 5%. El doble en porcentaje a Cuba.

Los casos más graves: Bolivia, con el 20% una de cada 5 personas subalimentadas.

Y la alerta nuevamente sobre Haití: 47% de la población prácticamente una de cada dos sin alimento suficiente.

Sí, presión en los escenarios internacionales, constricción del mercado interno, pero también violencia y política interior influyen. Ejemplos regionales, Guatemala, El Salvador y Venezuela.

Específicamente en Venezuela, derivado del intenso conflicto político y la hiperinflación, el número de personas hambrientas se cuadruplicó en 15 años, cerca del 25% de las mujeres en edad fértil en Venezuela, son anémicas.

En Guatemala, 46% de los niños menores de 5 años  presenta desnutrición crónica y la cifra alcanza a 20% de los niños de Nicaragua y Honduras.

Expertos alertan: niños que orinan poco, con vientre prominente, pocas pestañas, pelo ralo, crecimiento de vello corporal y piel seca, tienen signos de desnutrición crónica.

Lo peor, dentro: Los niños con desnutrición crónica son propensos a desarrollar baja estatura y capacidades cognitivas reducidas.

En resumen, una generación destinada a ser enfermiza, al bajo desempeño escolar y a la mala productividad.

Latinoamérica: Bosques, minas, océanos, petróleo, el paraíso de la tierra fértil, pero lo que producimos no necesariamente tiene relación con los alimentos que tenemos disponibles. ¿Por qué esa disparidad?

¿Qué perverso mecanismo hace que lo que se siembra cerca de casa vaya a miles de kilómetros y compremos un tomate que se sembró a miles de kilómetros encareciendo el costo?

México, según el informe 2017 de la FAO, es el principal importador de comida del continente.

Sobre comida que va a la basura, comida que no podemos comprar y necesitamos comer, padres exhaustos sin recursos ni fuerza para alimentar bien a sus hijos y obesos desnutridos, nosotros, de eso, hablaremos estos días en el Noticiero.

 

Con información de Karla Iberia Sánchez

 

AAE