¿Cómo operarán las iglesias en la nueva normalidad en México?

La Arquidiócesis Primada de México presenta las orientaciones y criterios para el retorno gradual a las celebraciones litúrgicas con asistencia de fieles
¿Cómo operarán las iglesias en la nueva normalidad en México?. (Cuartoscuro)

La Arquidiócesis Primada de México dio a conocer las orientaciones y criterios para el retorno gradual a las celebraciones litúrgicas con asistencia de fieles.

Te recomendamos: Iglesias de CDMX no abrirán en semáforo rojo: Claudia Sheinbaum

Indican que la fecha para el retorno se dará a conocer en su debida oportunidad, de acuerdo a las indicaciones de las autoridades.

Entre las nuevas reglas destacan:

– Antes de abrir el templo se deben sanitizar y fumigar con materiales adecuados las áreas donde estarán los fieles.

– Habrá un solo acceso al templo para controlar el ingreso, en dicho acceso deberán estar visibles las indicaciones sobre sana distancia, uso obligatorio de cubrebocas y gel antibacterial.

– En el acceso al Templo, se deberán destinar algunas personas que reciban a los fieles, con una pistola con termómetro para el acceso, deberán también pasar los zapatos en una jerga con sanitizante.

En el documento dado a conocer por la Arquidiócesis respecto a las nuevas reglas, se señala que el número recomendable de asistentes dependerá de la amplitud del recinto, en semáforo naranja no sobrepasar el 30% de la capacidad del templo y en semáforo amarillo, el 60%.

Se deberá dejar un espacio de 1 metro entre cada banca y marcando los lugares de la banca que se puedan utilizar, dejando 1.5 metros entre cada persona.

“Las parroquias que tienen atrio podrán colocar bancos con distancia segura y magnavoces para asegurar el audio”.

Al momento de la misa, se deberán atender reglas específicas.

“Se recomienda no usar hojas de cantos ni lecturas para evitar contagios, el saludo de paz será con una reverencia a distancia, las ostias que se consagrarán para los fieles deberán estar en copones tapados, el sacerdote deberá usar gel antes de la misa, antes y después de la comunión y usar cubrebocas durante la comunión, en donde sea mejor el sacerdote se moverá por el pasillo central para dar la comunión y evitar que los fieles se muevan, al salir deberán seguir las indicaciones del personal capacitado manteniendo la sana distancia”.

Respecto a la organización de bautizos, o bodas, también hay reglas.

Padre José de Jesús Aguilar, encargado de Radio y TV del Arzobispado de México, dijo: “Por ahora están suspendidos los momentos de catecismo para niños, en lo que se refiere a bautismos, quedaron suspendidos y ahora regresan con poca gente, sin que el sacerdote toque directamente al niño para evitar contagios. En lo que se refiere a matrimonios no se permiten matrimonios con mayor cantidad de la aprobada por la autoridad y siempre con sana distancia, lo mismo para XV años, se realiza el mismo protocolo, por el momento, las confirmaciones que generalmente son masivas, quedan totalmente suspendidas”.

A las personas con alto riesgo de contagio, como son, adultos mayores de 65 años en adelante, embarazadas, quienes padecen hipertensión arterial, obesidad, diabetes y patologías cardiovasculares o cerebrovasculares, se insiste ampliamente en que continúen participando de los actos litúrgicos a través de las redes sociales o transmisiones de televisión, evitando la asistencia al templo.

En el caso de la confesión, se debe celebrar en algún lugar abierto, con uso de cubreboca, en lugares donde no sea posible, el sacerdote tendrá que usar, en todo momento, cubre boca y guantes y separar los espacios del confesor y penitente con material acrílico.

En el caso de que se pida la bendición para enfermos de COVID, cada Vicario Episcopal territorial deberá designar al menos a un sacerdote voluntario menor de 55 años de edad, que no padezca ninguna comorbilidad, para la atención de enfermos dentro de los hospitales de su zona. Deberán acudir con equipos de protección como guantes, cubrebocas N95, delantal impermeable de manga larga, careta. Piden nunca abandonar a nadie que pida el servicio.

Además, en algunas iglesias se están ofreciendo misas de graduación escolar o funerales vía zoom.

Con información de Susana López

LSH