Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Comienzan trabajos de preservación en templo ‘Los Guerreros’, en Chichen- Itzá

Este templo mide 40 metros de lado, tiene forma piramidal con cuatro cuerpos, fue construido en el año 1200 después de Cristo sobre otra pirámide más antigua
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Foto: Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia iniciaron trabajos para preservar el interior del templo de Los Guerreros en Chichén-Itzá. (Noticieros Televisa)

En Yucatán, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) iniciaron trabajos para preservar el interior del templo de ‘Los Guerreros’ en Chichén-Itzá, este, fue construido en el año mil 200 después de Cristo y conserva sus colores originales.

Te recomendamos: Maquinaria pesada daña zona arqueológica El Tajín, Veracruz; especialistas evalúan los daños

Para entrar al corazón de la estructura del templo de ‘Los Guerreros’ hay que subir 35 escalones, caminar por el área donde se hacían sacrificios humanos y rituales sagrados, y luego descender por otras escaleras hasta la bóveda central.

En el caso del templo de los guerreros, era un templo dentro de un palacio, elementos templo-palacio que están dentro de la gran nivelación y que eran usados para ceremonias importantes dentro del año ritual maya”, comentó Marco Santos, director de la zona arqueológica Chichén-Itzá, Yucatán.

Este templo mide 40 metros de lado, tiene forma piramidal con cuatro cuerpos, fue construido en el año 1200 después de Cristo sobre otra pirámide más antigua que hay en su interior y que conserva los colores amarillo, azul, algunos verdes y rojos, una muestra de cómo era Chichén-Itzá hace más de mil años.

La preservación se debe a los materiales que se utilizaron que son resistentes a estos medios alcalinos, ellos utilizaron la cal como base”, señaló Mariela Carrillo, restauradora.

Todo en la bóveda es original y muestra la técnica que usaron los mayas en piedras de cantera, lo que les permitió labrar, lechar con cal y pintar con pigmentos naturales.

Lo más importante es conservar la estabilidad de la pintura ya que queda muy poco, pues nos estamos enfocando en quitar lo que le está afectando para su deterioro, es muy frágil la pintura, con bisturí y martillo”, concluyó Alejandra Candela, restauradora del INAH.

Con información de En Punto

TVR