Comerciantes del Centro Histórico CDMX denuncian cobro de cuotas y violencia por la Asamblea de Barrios

El pasado 11 de noviembre, Claudia Morales denunció que un grupo de golpeadores destrozó su negocio por no pagar derecho de piso y responsabilizó de este ataque a Graciela Coronel Barrios, hija de la líder de vendedores ambulantes

El Centro Histórico siempre ha sido escenario de una cruenta batalla por quien tiene derecho a vender en sus calles, instalarse, volantear, todo y es que las miles de personas que cada día se dan cita en esta parte de la ciudad vuelven muy lucrativa cualquier actividad comercial. Esta vez son comerciantes relacionados con las ópticas los que están siendo objeto de violencia por grupos que llevan años en este negocio de vender el espacio de la ciudad.

Te recomendamos: Van 64 detenidos en operativos en Centro Histórico tras homicidio de niños mazahuas: García Harfuch

El pasado 11 de noviembre, Claudia Morales denunció que un grupo de golpeadores destrozó su negocio por no pagar derecho de piso y responsabilizó de este ataque a Graciela Coronel Barrios, hija de la líder de vendedores ambulantes en la Ciudad de México, Alejandra Barrios Richard.

“Como mi hijo baja a exhibir sus volantes, le cobran piso. Mi hijo le debía ocho mil pesos de los volanteros que él tiene, y de hecho, hay unos vouchers donde él deposita el dinero y lo están moleste y moleste y extorsionando por eso”, señaló Claudia Morales, comerciante del Centro Histórico.

Esta es la segunda ocasión en menos de 10 días, que los agreden. El pasado primero de noviembre, ingresaron a su óptica y la destruyeron, ahí estuvieron las hijas de la lideresa, Alejandra Barrios Richard.

“Al negocio de mi hijo se metió esta Diana Sánchez Barrios y Graciela con sus delegados y destrozaron el local. Se metieron, golpeó Diana a mi hermana, a mi sobrino lo echó a la patrulla y que se lo llevaran”, refirió Claudia Morales, comerciante del Centro Histórico.

Claudia y su familia se dedican al comercio en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Tras ser ambulantes, desde hace ocho años ella y sus hijos rentan un pequeño local en la calle de Tacuba número 52, donde tienen una óptica. Venden micas, lentes y armazones, tienen cinco empleados y pagan renta al propietario del edificio.

Más de mil personas trabajan como volanteros en las calles del Centro Histórico y la familia Barrios les cobra entre cien y doscientos pesos diarios a los de las ópticas establecidas que reparten volantes en las calles de Tacuba, Motolinía, Madero, Allende, 5 de Mayo y 16 de Septiembre.

Los delegados de la familia Barrios, controlados por Leidy Sarahi Olvera García, de origen cubano, nacionalizada mexicana, advierten a los volanteros que quien no paguen no los dejan trabajar. La cubana es brazo derecho de Graciela Coronel Barrios, líder de la asociación “Comercio Alternativo por una Vida Digna”.

“Volantero que se les vea trabajando, se va a ir tres meses de la zona, o sea, regresarían en enero. Se les invita a ustedes, señores, por favor, no lo reciban mañana porque no pueden trabajar, por favor”, dice Alejandro Escorza “El chambas”,  delegado de Comercio Alternativo por una Vida Digna, A.C.

Los volanteros denuncian que los delegados los obligan a llevar clientes a las plazas comerciales, propiedad del clan Barrios, en Tacuba 46, en Motolinía número 9 y 14 y que si no cumplen con el pago de piso, los golpean.

“Nos llegan a golpear a los volanteros, por eso todas las personas les tienen miedo, como los patrones, le tienen miedo a su gente de Alejandra Barrios, por eso ellos no dicen nada, mejor se quedan callados y por no ocasionar un problema pues es lo que pasa”, señaló un repartidor de volantes, de la alcaldía Cuauhtémoc.

La familia Barrios también cobra a los comercios establecidos 500 pesos a la semana como cuota de protección. Los pagos son depositados a la cuenta del fideicomiso de la Asociación Civil “Comercio Alternativo por una Vida Digna”.

“Hoy es el último viernes, de las semanas de pago del mes de octubre, entonces requiero de todos sus vouchers, por favor. Fueron cuatro vouchers de semanas, uno de fideicomiso y ya requiero su voucher del domingo para que no empecemos mañana con que no pueden trabajar sus volanteros. Como yo les friego a ustedes, ustedes estén fregando porque se les levantaron a sus volanteros”, dijo Alejandro Escorza “El Chambas”, delegado de Comercio Alternativo por una Vida Digna.

Claudia presentó una denuncia ante la Fiscalía capitalina debido a que integrantes de la familia Barrios fueron hasta su vivienda a amenazarla de muerte.

“Me fueron a disparar a mi zaguán, me dejaron unos girasoles que era de mi muerte, que si yo hablaba o decía algo; de hecho, pues tengo temor por mi vida, por mi familia, por mi esposo. Yo la hago responsable de lo que me pase a mí y a mis hijos de todo lo que estamos viviendo”, insistió Claudia Morales, comerciante en el Centro Histórico.

 

Con información de Fátima Monterrosa y Jorge Ulloa

KAH