Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

CNDH crea oficina especial para investigar desapariciones durante la ‘Guerra Sucia’

La oficina especial investigará todos los casos de desaparición forzada ocurridos entre 1969 y 1999, en los que presuntamente se involucraron fuerzas de seguridad del Estado
Rosario Piedra Ibarra, titular de la CNDH. (ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO, ARCHIVO)

La ombudsperson nacional, Rosario Piedra Ibarra, ordenó la creación de una oficina especial a fin de realizar una investigación integral en torno a la represión y desapariciones forzadas durante el periodo conocido como la “Guerra Sucia”, desde 1969 hasta 1999.

Te recomendamos: En México hay 61 mil 637 personas desaparecidas, revela Segob

Instruyó abrir de oficio un expediente de queja que permita la clarificación de dicho periodo y los casos concretos a investigar, ya que la verdad en torno a las desapariciones forzadas del pasado reciente es una necesidad imperante, una obligación ética y una deuda histórica.

La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) detalló que la oficina especial llevará a cabo la investigación de desapariciones forzadas del pasado reciente con el objetivo de conocer, bajo la presunción de vida, el paradero y/o destino de las personas desaparecidas.

Ello para restituirlas a sus familias, a sus comunidades y a la sociedad, así como determinar la existencia de violaciones a derechos humanos.

Se plantea un esquema basado en las investigaciones establecidas por otros mecanismos de justicia transicional como la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp) y la Comisión de la Verdad para la Investigación de las Violaciones a los Derechos Humanos durante la “Guerra Sucia” de los años 60 y 70 (Comverdad).

La oficina especial, que investigará todos los casos de desaparición forzada ocurridos entre 1969 y 1999, en los cuales presuntamente estuvieron involucradas fuerzas de seguridad del Estado, sustentará su trabajo en cinco ejes que podrán avanzar al mismo tiempo.

Los ejes son localización documental: se establecerá una búsqueda de archivos que no fueron parte de la apertura de información de sexenios pasados y que lleven a su consulta plena y sin restricciones, como archivos de instituciones psiquiátricas, penales, forenses, de inteligencia, policías locales y federales, militares y de poderes Ejecutivos y Judiciales.

Está además el reforzamiento documental y testimonial de casos investigados por Femospp, Comverdad, los archivos de las diversas policías y aparato de seguridad del Estado y el Programa de Personas Desaparecidas de la CNDH.

También se pretende analizar el alcance que han tenido los expedientes cuyos casos fueron trabajados por la Femospp, la Comverdad y el Programa de Personas Desaparecidas de la CNDH.

Además, entrevistas a exfuncionarios de todos los niveles que pudieran proporcionar cualquier tipo de información, dando atención especial a exmiembros de los aparatos de seguridad del Estado.

Eso implica hacer un llamado, incluso la implementación de un programa de incentivos, a quienes tuvieran información verídica que pudiera aportar en la investigación de los casos, sin omitir los testimonios de sobrevivientes, familiares de víctimas y testigos.

Asimismo, la inspección de sitios de detención clandestina previamente identificados, así como la búsqueda de nuevos.

Para tener certeza de los lugares se recurrirá a testimonios, inspección de mapas, planos, fotografías aéreas de la época y diligencias en los lugares por personal de la oficina especial, que será acompañado por familiares de las personas desaparecidas y/o sus representantes.

La oficina especial mantendrá comunicación directa con las víctimas y con los familiares de las personas desaparecidas, con sus representantes, así como con las organizaciones que los acompañan.

Aclaró que la oficina especial no requerirá de gran presupuesto, ya que se integrará con personal comisionado de diversas áreas del organismo nacional, y sólo algunas plazas serán creadas exprofeso y se incorporará a ellas nuevo personal.

La titularidad de esa nueva área será ocupada por un licenciado en Derecho con título expedido legalmente.

Para ejercer las facultades y obligaciones que la Ley de la CNDH y su Reglamento Interno prevén, específicamente, para los visitadores adjuntos y generales en lo que corresponda a la atención del caso, y el titular de la oficina especial acordará directamente con la presidenta de esta Comisión Nacional.

Con información de Notimex.

RMT