Pese a llamado de quedarse en casa, cientos acuden a iglesia de San Hipólito en CDMX

Devotos de San Judas Tadeo fueron a pagar mandas y pedir favors

A pesar de la contingencia sanitaria por COVID-19 y del llamado a permanecer en casa, cientos de devotos acudieron a la Iglesia de San Hipólito en la Ciudad de México, para pagar mandas y pedir favores a San Judas Tadeo, como lo acostumbran hacer cada día 28 de mes.

Te recomendamos: Estas serán las normas para reapertura de iglesias y templos en CDMX

Hoy, el templo permaneció cerrado.

“Cada 28 de cada mes vengo, prometí venir, a bendecir a toda mi familia, a todos mis amigos, todos. Yo tomaba mucho y vine aquí y le digo, San Juditas si no puedo venir nada más te prendo tu veladora y le cumplo cada mes”, dijo Jesús.

“Por la familia por todo lo que está pasando en el mundo y porque nos de la salud que esperamos, porque se arregle todo esto pronto para poder trabajar también”, reiteró Melquiades.

Una fila de policías capitalinos amuralló la entrada principal al templo, intentando hacer un filtro para que las personas no se aglomeraran.

“Si está duro porque no podemos entrar a oír misa, nada más a persignarnos y a dar gracias a Dios. Ahorita vengo a pedir mucho por mis hijos, por mi familia que estemos bien”, afirmó Andrea.

No todos respetaron las medidas. Ni tampoco se respetó la sana distancia en la fila.

Personal de gobierno capitalino, voceaba las medidas de prevención necesarias para evitar contagios de COVID-19.

Al exterior del templo, se concentraron como cada año, devotos y comerciantes, quienes ofrecieron alimentos, veladoras, flores, imágenes religiosas y hasta cubre bocas con la figura de San Judas Tadeo.

Muchos comerciantes, sin protección.

A pesar de que el templo permaneció cerrado, adultos mayores y familias completas, acudieron para visitar al santo de las causas imposibles, este año en especial, los devotos pidieron salud y trabajo.

“Bueno yo le pido a Dios por toda la humanidad y que se lleve esta enfermedad que se quite y que ya no se siga muriendo nada, y a mí que no me olvide”, insistió Domitila Sánchez.

“Para que haya venta, porque no nos dejan vender donde nosotros vendemos y pues estamos caminándole para sacar para comer y salud para mi hija y mi esposa, somos artesanos en chaquira”, insistió Cristopher Aldo.

Mari Cruz, viajó desde Toluca con su santo de más de 1 metro de altura en los brazos, para agradecer su salud.

“Lo que pasa es que yo tuve un problemita y me regalaron a San Juditas Tadeo y vengo a pagar una manda. Apenas me lo regalaron hace como 20 días y ahorita vengo a pagar mi manda con mi esposo. Venimos de Toluca, lo vamos a traer cada 28”, insistió Mari Cruz Martínez.

Jorge llegó al templo como lo hace cada mes, vestido como San Judas Tadeo para pagar su manda.

“Estuve muy enfermo y pues salí adelante pidiéndole a Dios y a San Juditas para salir de esta enfermedad que tuve y sí, gracias a Dios ya la libre y aquí estamos pagando la manda. Está bien con los protocolos para no contagiarnos, ya cuando acabe todo esto pues ya venimos otra vez”, insistió Jorge Ramírez.

Por la tarde, familias completas se reunieron en banquetas y camellones para resguardarse del sol y consumir alimentos.

Con información de Elizabeth Mavil

KAH