‘Che’ Guevara es recordado 50 años después su muerte

Ernesto ‘Che’ Guevara (1928 - 1967). Encendió un puro apretado entre sus dientes y su brazo izquierdo en una honda (Getty Images)

A 50 años de la muerte de Ernesto ‘Che’ Guevara el legado del revolucionario argentino sigue siendo polémico. Bolivianos recuerdan al extraño que fue asesinado en la escuela local de La Higuera hace cinco décadas.

Su pelo era largo y grasiento, su ropa tan sucia que podría haber pertenecido a un mecánico. Poco antes de que las balas sonaran. El ‘Che’ Guevara estaba muerto.

El médico argentino llamado Ernesto al nacer, que dirigió guerrilleros de Cuba al Congo. Frenó a Estados Unidos durante la invasión de la Bahía de Cochinos, dictó conferencias en un atril de las Naciones Unidas y predicó un nuevo orden mundial dominado por los que antes eran marginados por las superpotencias.

Su imponente vida fue eclipsada sólo por el mito que surgió con su muerte. La imagen de su barba desaliñada y su boina estrellada se convirtió en la tarjeta de visita de los revolucionarios románticos de todo el mundo y a través de generaciones, visto desde todas partes desde los campamentos de la jungla a los dormitorios universitarios.

Sin embargo, los aldeanos de La Higuera, Bolivia, que vivieron ese tiempo, cuentan una historia que es mucho menos mítica, describiendo un episodio corto y sangriento donde un rincón olvidado de este campo montañoso se convirtió brevemente en un campo de batalla de la Guerra Fría.

Fidel Castro y Ernesto ‘Che Guevara’ en Cuba, 1960 (Getty Images)

No pasó mucho tiempo después de que Guevara y los otros extraños con él aparecieran por primera vez en Bolivia, prometiendo la igualdad, que las guerrillas fueron arrastradas en charcos de su propia sangre.

América Latina recuerda la muerte de Guevara, la región se enfrenta a los movimientos de izquierda que se inspiraron en él.

Incluso Cuba, que durante años vivió orgullosamente bajo el estandarte revolucionario colgado por Guevara, ahora se enfrenta a un destino incierto cuando una distensión alcanzada con Estados Unidos se desentraña bajo el gobierno de Trump.

Bolivia es una de las últimas democracias latinoamericanas en las que los izquierdistas mantienen el control y es difícil para los movimientos políticos prosperar en ese vacío, dijo uno de los líderes del país. “No puedes prosperar ni sostenerte con el tiempo si no tienes victorias y luchas en otros lugares”, dijo Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia.

Jon Lee Anderson, que escribió una biografía de Guevara y fue clave para descubrir sus restos, que fueron ocultados por los soldados hasta la década de 1990, dice tanto Guevara como la izquierda golpearon puntos tan bajos antes.

“Pero el ‘Che’ sigue siendo algo puro”, dijo. “Un faro siempre presente, el icono. ¿A dónde irá en el futuro? Tengo la noción de que Che viene y se va”.

En los años antes de su muerte, el paradero de Guevara era un misterio global. Después de supervisar los pelotones de fusilamiento que siguieron a la victoria comunista que ayudó a asegurar en Cuba, Guevara desapareció repentinamente en 1965, enviado por Fidel Castro para organizar revoluciones en el extranjero. Fue enviado en una misión fallida al Congo, luego rebotó entre casas de seguridad en Dar es Salaam, Tanzania y Praga.

“En aquel entonces, la gente decía que había sido asesinado por Fidel, otros que había muerto en Santo Domingo, que estaba en Vietnam”, dijo Juan Carlos Salazar, quien en 1967 fue un periodista boliviano de 21 años.

Guevara había ganado elogios por sus tácticas militares en la victoria de Castro en Cuba, y escribió un manual, “Guerra de Guerrilla”, que sigue siendo utilizado como guía por los insurgentes de todo el mundo.

LA GENTE ORA A SAN ERNESTO

“Dijeron que se parecía a Cristo”, dijo Susana Osinaga, de 87 años, una enfermera jubilada que ayudó a lavar la suciedad y la sangre del cuerpo de Guevara. “La gente de hoy sigue orando a san Ernesto. Dicen que otorga milagros.

Este lunes se conmemora el 50 aniversario de la muerte de Guevara el 9 de octubre de 1967, un evento que el actual presidente de la izquierda de Bolivia, Evo Morales, conmemoró con una serie de eventos, como el “Relanzamiento de la lucha antiimperialista”.

Pero la fecha también está provocando reflexiones menos triunfantes sobre el legado de Guevara en un momento en que la izquierda latinoamericana, guerrillas y demócratas por igual, están en pleno retiro.

‘Che’, postrado por el asma, cabalgaba sobre una mula hacia el remoto pueblo de La Higuera. Un granjero local informó sobre ellos, y en medio de un tiroteo frenético, una bala destruyó el cañón de la carabina de Guevara. Herido, se rindió a un batallón entrenados por boinas verdes estadounidenses, bajo el mando de un capitán de 28 años, Gary Prado.

El cuerpo del líder revolucionario Ernesto ‘Che Guevara’ se exhibe en la lavandería del hospital de Vallegrande, Bolivia, el 10 de octubre de 1967 (Getty Images)

“No dispares, soy el ‘Che’. Valgo más para ti vivo”, dijo Guevara, Prado recordó ese momento.

Guevara y su camarada capturado, Simeón “Willy” Cuba Sarabia, fueron escoltados a La Higuera y recluidos en habitaciones separadas de la escuela. Prado tuvo varias conversaciones con Guevara, y dice que le trajo comida, café y cigarrillos. “Siempre le tratamos con respeto. No teníamos nada contra él, a pesar de que había matado a soldados”, afirmó.

Cuando Guevara le preguntó qué le pasaría, Prado le dijo a la guerrilla que sería un tribunal marcial en la ciudad de Santa Cruz.

“Le pareció interesante, la idea de que podría tener una oportunidad en la corte”, dijo Prado.

El juicio nunca sucedió. Según Prado, al día siguiente llegaron órdenes de “deshacerse de él”.

Un sargento del ejército de 27 años, Mario Terán, se ofreció para el trabajo, y terminó la vida de Guevara con dos estallidos del fuego de una ametralladora. Después de ser llevado en helicóptero a Vallegrande cerca y exhibido para la prensa mundial, el cuerpo del ‘Che’ menos sus manos, y sus compañeros fueron enterrados en tumbas sin marcar. No serían encontradas en 30 años.

Aunque Prado insistió en que él no tenía ningún papel en el asesinato de Guevara, sostuvo que tal conducta era común en ese entonces.

A pesar de su hostil recepción en el momento, la fugaz presencia del ‘Che’ aquí hace 50 años ha dado un salvavidas a La Higuera. Una media docena de albergues han surgido en el pueblo. “Si el ‘Che’ no hubiera venido aquí, ninguno de nosotros tendría trabajo”, explica un custodio de la renovada escuela donde el Che fue ejecutado. En el interior, cada superficie está cubierta de homenajes y recuerdos de peregrinos de todo el mundo.

Seguidores visitan la estatua de Ernesto ‘Che’ Guevara en La Higuera, Santa Cruz, Bolivia donde fue ejecutado (Reuters)

El turismo internacional se convertirá en una inundación en los días que preceden al 9 de octubre de este año. Se espera que unas 10,000 personas desciendan por La Higuera y Vallegrande, entre activistas sociales, líderes regionales, funcionarios cubanos y niños del ‘Che’.

Con información de The Guardian y The New York Times

HVI