Cesa la tensión entre Grecia y Turquía tras salida de barco turco del Mediterráneo

Turquía y Grecia, ambos miembros de la OTAN, están enfrentados a propósito de yacimientos de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental
Tras esta información, el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, aseguró este domingo que se trataba de "un paso positivo" para las relaciones entre ambos países. (Twitter)

Un barco de exploración turco abandonó una zona disputada entre Grecia y Turquía en el Mediterráneo oriental, lo que había causado graves tensiones entre ambos países, decisión saludada este domingo por el primer ministro griego como “primer paso positivo”.

Te recomendamos: Pompeo expresa la preocupación de EE.UU. por los actos ilegales de Turquía

Turquía y Grecia, ambos miembros de la OTAN, están enfrentados a propósito de yacimientos de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental.

La tensión entre los dos países se había acrecentado cuando Turquía envió el 10 de agosto este barco de prospección sísmica, el Oruc Reis, acompañado de buques de guerra, a aguas reivindicadas por Grecia, lo que hizo que Atenas lanzara maniobras navales.

El ministro turco de Defensa Hulusi Akar, en declaraciones este domingo a la agencia Anadolu, precisó que la partida del barco no significa que Turquía “renuncia a sus derechos” en la zona, adonde habrá “idas y vueltas”.

El regreso del barco de exploración ya había sido adelantado horas antes por el diario progubernamental turco Yeni Safak.

Tras esta información, el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, aseguró este domingo que se trataba de “un paso positivo” para las relaciones entre ambos países.

“Se trata de un primer paso positivo (…) Espero que habrá otros” dijo Mitsotakis en rueda de prensa en Tesalónica (norte).

La misión del barco turco desplegado desde el 10 de agosto en la disputada zona marítima, que llegaba a término el sábado, no fue prolongada por las autoridades turcas, según el rotativo turco, que informó que el Oruc Reis volvía al puerto de Antalya (sur).

La falta de fronteras marítimas consensuadas entre Turquía y Grecia, pero también entre Turquía y Chipre, ha elevado las tensiones desde que se descubrieron importantes reservas de hidrocarburos en la zona.

La presidenta griega Katerina Sakellaropoulou visitó este domingo la isla de Kastellorizo, cerca de la zona disputada.

“Nos encaminamos hacia un difícil y peligroso período. El gobierno turco (…) está socavando la coexistencia pacífica que se ha construido durante muchas décadas por griegos y turcos (…)” afirmó la jefa de Estado.

Turquía reivindica el derecho a explotar los yacimientos de hidrocarburos en esta zona, que Grecia estima bajo su soberanía.

En plena tensión, el sábado el primer ministro griego había anunciado un “robusto” programa de compra de armas, en especial 18 aviones de combate francés Rafale, y un aumento de efectivos militares.

Mitsotakis precisó que Grecia iba a adquirir, además de los 18 Rafale, cuatro fragatas y cuatro helicópteros de la marina, a reclutar a 15.000 soldados más y a reforzar la financiación de su industria de defensa

Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había advertido el sábado a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que “no busque disputas con Turquía”.

El presidente francés y sus seis homólogos del sur de la Unión Europea habían instado el jueves a Turquía a poner fin a su política de “confrontación” en el Mediterráneo oriental y la amenazaron con sanciones europeas si Ankara continúa impugnando los derechos de exploración de gas de Grecia y Chipre en la zona.

Macron también considera que el gobierno turco “tiene hoy comportamientos inadmisibles” y debe  “aclarar sus intenciones”.

Francia ha mostrado su apoyo a Grecia desplegando buques de guerra y aviones de combate en la región, una iniciativa que el presidente turco denunció enérgicamente.

Con información de AFP

LSH