Centroamericanos brincan cerco fronterizo para ser detenidos en EU

Centroamericanos brincan cerco fronterizo para ser detenidos en EU

Los migrantes de la caravana han detectado que la colonia Los laureles, en los límites de Tijuana y San Diego es un punto donde pueden escalar la valla metálica que separa ambos países. (Reuters)

Algunos de los migrantes centroamericanos ya optaron por regresar a sus lugares de origen. Otros, los que pudieron, le pagaron a un pollero para que los pasara de forma ilegal.

Otros siguen en los albergues sin saber bien a bien qué hacer.

Y los desesperados se están aventando, literalmente, del otro lado de la frontera para ser de inmediato detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Este fin de semana, la escena se repitió varias veces en una zona conocida como la colonia Los Laureles.

Una familia con tres niños pequeños escaló la valla fronteriza entre Tijuana y San Diego este sábado.

De inmediato fueron detenidos por integrantes de la Patrulla Fronteriza.

Un grupo más amplio corrió con el mismo destino. Su objetivo era entregarse a las autoridades estadounidenses.

Los migrantes de la caravana han detectado que la colonia Los laureles, en los límites de Tijuana y San Diego, es un punto donde pueden escalar la valla metálica que separa ambos países, pero son detenidos por la Patrulla Fronteriza cuando intentan cruzar una pequeña cañada y llegar a un camino de vigilancia de la propia Patrulla Fronteriza.

El domingo, a pleno día, una familia intentó cruzar y entregarse.

“Se tiraron como aproximadamente 10, 12 personas, el motivo de buscar un mejor futuro y pelear el caso allá, ya que en el puente ellos tenían número, pero va muy lento, no pasan más de 10 a 25 personas”, dijo un migrante.

En el punto la vigilancia se reforzó por tierra y aire.

-¿Ya no pudo brincarse señora?

“No ya no”, dijo la señora.

-¿Por qué?

“Cuando estaba poniendo el pie ahí a estaba el federal ahí ya no pude hacer nada. Ya tengo dos meses de haber salido de mi casa ya no quiero estar más, o me brinco o que me deporten”, añadió.

Los migrantes se entregan para solicitar asilo. Mientras son presentados ante un juez y se investiga si tienen antecedentes criminales, son internados en centros de detención. Para ello pueden pasar días o meses. Muchos de ellos son deportados.

A dos meses de haber salido de sus lugares de origen, más de tres mil 600 migrantes centroamericanos permanecen en Tijuana.

Este lunes, en la bodega que está a una cuadra del deportivo Benito Juárez, se colocaron mensajes de agradecimiento para la ciudad.

Unos 100 permanecen en la calle frente al deportivo, que no puede ser rehabilitado hasta que no se retiren.

“Necesitamos esperar un poco más a que Cofepris nos levante y nos diga ya, ‘adelante, pueden entrar’. Es casi, casi reparación total”, apuntó Juan Manuel Gastélum Buenrostro, presidente municipal de Tijuana”.

Presencia de migrantes afecta comercios

Comerciantes de la zona norte de Tijuana se dicen afectados por la presencia de cientos de migrantes centroamericanos que hace casi un mes se negaron a ser llevados al albergue El Barretal y continúan en las inmediaciones del deportivo Benito Juárez, a unos pasos de la frontera con San Diego.

“Todos están inconformes, pero somos gente muy respetuosa. Ahora yo digo, quien me va a ayudar a mí, ósea eso es lo único, quien me va a ayudar a mí”, destacó Humberto de la O, comerciante.

Mientras que dos mil 500 migrantes se ubican en el albergue El Barretal, donde este domingo se realizó una posada.

Con información de Carlos Guerrero.

LLH

CARGANDO...