CDMX refuerza programa de atención en casa para pacientes con COVID-19 no graves

Se trata de un convenio que impulsa el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) junto con la iniciativa privada

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y funcionarios de salud locales y federales presentaron el modelo ampliado de atención en casa para pacientes COVID-19 en la capital.

Te recomendamos: CDMX, en pico más alto de hospitalizaciones por COVID-19 desde que inició la pandemia: Sheinbaum

La idea, dijeron, es que los pacientes cuyos cuadros médicos no sean graves, puedan ser atendidos en sus casas por especialistas, tanto del ámbito público como del privado.

“En el caso de la atención de instituciones públicas estamos hablando hasta 500 casos al mismo tiempo y en el caso de este convenio que hace el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) con instituciones privadas inicia con 600 casos de atención y puede llegar hasta 6 mil casos de atención domiciliaria. Para las personas que aun cuando están enfermos pueden llevar la enfermedad en su casa sin necesidad de ir a un hospital, siempre y cuando tengan oxígeno y la atención de un especialista”, señaló Claudia Sheinbaum.

La nueva atención iniciará, según se explicó, con la evaluación de los pacientes para determinar si pueden o no llevar su proceso médico en casa.

Oliva López, Secretaria Salud de la CDMX, informó:

“Se hace una valoración para saber que es una persona que sí requiere una atención porque tiene un cuadro moderado, un cuadro con síntomas, un cuadro probablemente también asociado a comorbilidades. Se hace una evaluación por especialista en domicilio, además tiene un apoyo con un monitoreo cada 24 horas, pero tiene distintos recursos, se le entrega oxímetro, termómetro, también un baumanómetro para la toma de presión y además, si requiere, se le apoya también con oxígeno domiciliario y también con monitor, si así fuera el caso, también con estudios de laboratorio”.

A este esfuerzo se suma el IMSS con los Módulos de Atención Respiratoria del Seguro Social (MARSS), donde a cualquier persona, derechohabiente o no, se le pueden realizar pruebas rápidas de COVID-19.

Quienes resultan positivos y pueden llevar su recuperación en casa reciben kits con medicamentos específicos, cubrebocas y oxímetros, y se les da seguimiento telefónico.

El miércoles se rebasó el pronóstico de hospitalizaciones del gobierno capitalino.

Sheinbaum no quiso hablar al respecto y dijo que será el viernes cuando trate este tema, pero adelantó que entre el 14 y el 31 de enero habrá 501 camas extras para atención de pacientes COVID, de esas 100 serán con ventilador.

Con información de Marco Dueñas.

RAMG