Brasil, bajo fuerte presión migratoria venezolana

Migrantes venezolanos en Roraima, Brasil. (AP)

Brasil ha decretado el uso de tropas en su frontera con Venezuela para garantizar la ley y el orden en el norteño estado de Roraima, bajo una fuerte presión migratoria venezolana desde hace meses.

Para ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los migrantes venezolanos que huyen de su país en busca de refugio en Brasil”, ha dicho el presidente brasileño, Michel Temer.

Tres mil 200 efectivos podrán ser desplegados en las fronteras norte y este del país y en algunas carreteras federales. El Gobierno ha dejado claro que en ningún caso se trata de frenar o impedir el ingreso de venezolanos en Brasil, sino de que este flujo migratorio se produzca de forma ordenada y sin incidentes.

Según cifras oficiales, unos 58,000 venezolanos han pedido la residencia o el refugio en Brasil. Pequeños grupos ya están siendo desplazados hacia otros estados del país para intentar reducir la presión migratoria sobre Roraima y también para intentar facilitarles la inserción al mercado laboral y a la sociedad.

Al respecto, Aline Thuller, coordinadora de Refugiados Cáritas Río de Janeiro, señaló: “La desesperación que dicen sentir cuando llegan a Brasil y van al supermercado y ven que hay comida. La mezcla de desesperación, tristeza y alegría que sienten. La desesperación de querer comprarlo todo por miedo a quedarse sin comida en breve. La tristeza cuando piensan en su familia que continua allí sin poder comprar comida”.

Es el caso de Yusmelis, de 31 años, natural del Estado Anzoátegui, que tras pasar por Roraima en julio desembarcó en Río de Janeiro a bordo de un avión militar junto a otras 24 mujeres con varios hijos. Se aloja en esta casa de acogida y su hijo ya va a la escuela mientras ella busca empleo.

Me gustaría trabajar y mandarle plata a mi familia para ayudarlos, porque viven con este motivo”, expresó Yusmelis del Valle, solicitante de refugio en Brasil.

Aunque desempleada, Yusmelis es una privilegiada por haberse acogido con rapidez al denominado programa de interiorización. Mientras, miles de venezolanos siguen esperando en precarios campamentos de Roraima su pasaje hacia una vida más estable.

 

Con información de Francho Barón, Noticieros Televisa

AAE