Locatarios del Bosque de Chapultepec se adaptan a la nueva normalidad del coronavirus

La Ciudad de México seguirá permitiendo actividades del 3 al 7 de agosto como parte del semáforo naranja, por lo que comerciantes de Chapultepec hacen lo que pueden para evitar contagios de COVID-19

Mientras la jefa de Gobierno de la Ciudad de México advierte que la capital seguirá en semáforo naranja para la semana del 3 al 7 de agosto, en la primera sección del Bosque de Chapultepec locatarios hacen lo que pueden para evitar un nuevo cierre de actividades.

Te recomendamos: Lugares sin ventilación, zonas de alto riesgo para contraer COVID-19

Jesús es uno de ellos. Con careta puesta, admite que trata de cumplir con los requisitos del Gobierno capitalino para evitar un nuevo cierre del Bosque de Chapultepec.

Es el mismo caso de Don Silvestre, quien lleva 40 años ofreciendo alimentos a un costado del lago de Chapultepec. Para él, la pandemia de influenza AH1N1 le dejó como legado el uso de gel antibacterial, ahora, la del SARS-CoV-2 le heredó un lavamanos improvisado.

La reapertura de Chapultepec, sin embargo, no solo significa un respiro para locatarios como Jesús y Don Silvestre. También, Margarita, una señora de 90 años, da gracias a Dios por volver a salir.

“Tengo 90 años, yo conozco aquí desde muy joven, venía con mis papás.

“-¿Extrañaba usted salir?

“Sí, cómo no”.

No obstante los esfuerzos de los locatarios, algunos siguen pensando que la epidemia de COVID-19 es algo de otro mundo. En un puesto de junto, donde venden hamburguesas y hot dogs, no hay mica protectora, no hay gel antibacterial y el responsable trae el cubrebocas mal colocado.

Con información de Santos Briz

AOV