Bombero de la CDMX modifica su hacha y la convierte en herramienta multifuncional

Con esta herramienta le es posible rescatar personas, que es la especialidad del bombero con 19 años de trayectoria

Un homenaje a la creatividad y el compromiso, un integrante del cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México modificó un hacha para convertirla en una herramienta multifuncional.

Te recomendamos: Policías de tránsito de la CDMX reciben silbatos electrónicos para evitar contagios de COVID-19

“Me gusta cubrir emergencias, me gusta entrar a incendios, rescates. De hecho, todo tipo de servicios, siempre y cuando lo hagamos con responsabilidad”, informó Rodrigo Sánchez, Bombero Segundo, CDMX.

Rodrigo Sánchez forma parte del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México desde hace 19 años, su especialidad es el rescate de personas, como en el sismo de 2017 y para ello modificó su hacha de cargo, para convertirla en un instrumento multifuncional.

“Aquí tenemos un hacha tradicional de leñador. Como ven es un solo filo y su utilidad es solamente el corte de árboles, troncos, de este lado tenemos un hacha modificada, con un corte superior y uno inferior, que nos van a servir para los diferentes tipos de corte, tiene una punta pronunciada, que nos puede servir para ponchar llantas, cuando vamos a un choque y tenemos que estabilizar el carro para que no se mueva, para labor de rescate, tenemos que ponchar las llantas para mayor seguridad”, agregó Rodrigo Sánchez, Bombero Segundo, CDMX.

Cuenta que en casos como accidentes viales, su hacha modificada sirve para abrir puertas trabadas de automóviles.

“Otro caso podría ser cortar un parabrisas para poder ingresar, estabilizar al paciente, incluso para poder extraerlo por la parte de enfrente, según las circunstancias del accidente”,  aseguró Rodrigo Sánchez, Bombero Segundo, CDMX.

Dice Rodrigo que hay en el mercado muchas herramientas que hacen la función de su hacha, pero ésta fue construida de forma casera y artesanal.

“Empecé rudimentariamente con segueta y limas, posteriormente, tuve el apoyo del director general y conseguí un esmeril adecuado para poderla terminar. Todo lo he hecho yo, la finalidad es que, a largo plazo, los compañeros bomberos tengan una herramienta disponible que sea económica, de uso personal y si les surge un imprevisto, la puedan usar y sacarle el mejor provecho”, Rodrigo Sánchez, Bombero Segundo, CDMX.

Entre sus ventajas, dice, es fácil de transportar, fácil de maniobrar, no necesita electricidad y se fabrica a partir de un hacha convencional que cuesta 400 pesos.

“Siempre que terminamos una misión nos tocan los refrescos ¿Y quién los abre? Yo mero”, finalizó Rodrigo Sánchez, Bombero Segundo, CDMX.

Con información de Santos Briz

DMGS