Bolivia ingresa al grupo de Lima; gobierno de Venezuela lo reprueba

El gobierno interino de Bolivia decidió incorporarse al grupo de Lima después de la renuncia de Evo Morales
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez. (AP/Archivo)

El gobierno interino de Bolivia informó el domingo que el país ingresó al Grupo de Lima, con el objetivo de contribuir a una solución a la crisis política en Venezuela.

Te recomendamos: Presidenta interina de Bolivia pide a Guaidó liberar al pueblo venezolano 

La Cancillería mediante un comunicado reportó que con esta decisión buscan contribuir a “lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano”.

El gobierno interino de Jeanine Áñez decidió la incorporación del país a este grupo después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia. Morales evitó formar parte debido a que es amigo de Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela.

La cancillería boliviana, después de la renuncia de Morales, decidió reconocer al presidente de la Asamblea Nacional y autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

En Venezuela, el representante de asuntos exteriores de Guaidó, Julio Borges, celebró el ingreso de Bolivia al Grupo de Lima y dijo en Twitter que es “un paso fundamental para fortalecer la lucha internacional por la democracia en Venezuela”.

El gobierno de Maduro rechazó esta decisión según informó el canciller venezolano, Jorge Arreaza en su cuenta de Twitter.

Supuestos y enconados defensores de las democracias y los derechos humanos han reprimido a sus pueblos salvajemente y ahora incorporan en sus filas a una dictadura fascista, racista, producto de un golpe de Estado sangriento”, sostuvo Arreaza.

El Grupo de Lima está conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

El grupo en su pasada declaración condenó “la ruptura del orden democrático en Venezuela” así como “su enérgico rechazo a la violencia”.

Bolivia rompe relaciones con Nicolás Maduro; deja UNASUR y ALBA

En noviembre de 2019, la nueva canciller de Bolivia anunció la ruptura de las relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, el alejamiento de la UNASUR y ALBA y la salida de la brigada médica cubana del país en un giro de 180 grados respecto de la política exterior que imprimió por casi 14 años el expresidente Evo Morales.

La canciller Karen Longaric dijo en rueda de prensa que Bolivia deja UNASUR porque en los hechos “el bloque ya no opera, ya no existe y no sirve”.

Agregó que “el gobierno de Bolivia se ha desvinculado del tratado del ALBA” en referencia a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América que impulso el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Longaric anticipó, además, que la embajadora venezolana en Bolivia, Cris González, será declarada persona no grata. “Se dará un plazo para que salgan del país”, dijo al sindicar al personal diplomático de Venezuela, “por haberse involucrado en asuntos internos” de Bolivia.

La funcionaria, además, cesó a todos los embajadores de Bolivia porque eran “operadores políticos”, excepto al embajador en Perú y al representante ante la Santa Sede.

En los tres meses de gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez no se nombrarán embajadores, dijo.

Áñez había anticipado que su gobierno transitorio reconoce al líder opositor venezolano Juan Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela y le pidió que enviara un embajador a Bolivia.

De la misma forma, Longaric dijo que el nuevo gobierno boliviano envió una queja a México por los “pronunciamientos hostiles” que desde su exilio en ese país hace el expresidente Morales.

Más temprano Áñez advirtió que si el exmandatario regresa al país deberá enfrentar un juicio por fraude electoral, mientras el gobierno y el partido de Morales buscan un acercamiento para restaurar la paz y celebrar elecciones en medio de fuertes movilizaciones.

Morales “puede volver, pero tiene que responder ante la justicia por fraude electoral. Nadie lo echó, se fue solo”, dijo la mandataria en una reunión con corresponsales.

Morales renunció por la presión de la policía y el ejército tras las protestas en todo el país por un supuesto fraude en los comicios del 20 de octubre, de los que se declaró ganador para un cuarto mandato. Una auditoría electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) halló irregularidades generalizadas en las elecciones.

Con información de AP.

RAMG