Basquetbolista Michael Ojo, quien murió de paro cardiaco, tuvo COVID-19

Michael Ojo murió el pasado viernes en Belgrado de un ataque cardíaco durante un entrenamiento individual
El basquetbolista Michael Ojo murió a los 27 años. (EFE)

El basquetbolista nigeriano Michael Ojo, fallecido el pasado viernes a los 27 años de un ataque al corazón, había dado positivo por COVID-19 el pasado junio, según ha confirmado hoy el Estrella Roja de Belgrado, club en que militó hasta hace seis semanas.

Te recomendamos: Científicos se preguntan: ¿Cómo se puede confiar en vacuna COVID-19 de Rusia?

“Queremos, por principios morales, que se sepa con exactitud qué ha pasado con él”, reclamó el presidente del equipo, Nebojsa Covic, en declaraciones al canal Sportklub en las que confirmó que el jugador dio positivo por coronavirus.

Covic explicó que tanto la familia del jugador como la Embajada nigeriana en Serbia han pedido aclarar las circunstancias de la muerte de Ojo.

El basquetbolista, de 2.16 metros y 140 kilogramos, jugador del Estrella Roja hasta el pasado 30 de junio, murió el pasado viernes en Belgrado de un ataque cardíaco durante un entrenamiento individual.

Covic explicó que el Estrella Roja ha podido saber que entre finales de junio y comienzos de julio, Michael Ojo empezó a sentir dolores en el pulmón, fiebre y tos, y dio positivo por coronavirus.

El 6 de julio le fue diagnosticada una neumonía en el pulmón derecho, pero el jugador se negó a ser tratado en una clínica especializada en enfermedades infecciosas y prefirió recibir tratamientos en un centro privado.

Una semana después se le diagnóstico un comienzo de neumonía en el otro pulmón y los análisis de sangre arrojaron valores anormales.

Durante los siguientes días fue sometidos a más controles que no arrojaron señales de mejoría, pero el 6 de agosto una nueva prueba mostró que la neumonía había desaparecido y la presencia de anticuerpos, señales que indicaban que había superado la COVID-19.

Según Covic, Ojo no recibió de los médicos la autorización de entrenar, sino “la recomendación de realizar actividad física de intensidad moderada”, hasta que se recuperara totalmente.

No obstante, el jugador se sometió a cuatro entrenamientos entre el 31 de julio y el 7 de agosto, día de su muerte. Según Covic, el pívot había explicado a los médicos que se sentía muy cansado.

Covic se preguntó hoy por qué nadie en el centro donde el jugador acudió a entrenarse le exigió el certificado médico que le autorizaba a realizar deporte, y aseguró que la Fiscalía está investigando el caso.

El directivo del equipo señaló que el cadáver de Ojo será sometido a un nuevo test de coronavirus.

El basquetbolista nigeriano llegó a Serbia en 2017 tras haber jugado en Estados Unidos y fichó por el FMP de Belgrado, del que un año más tarde pasó al Estrella Roja, donde permaneció dos temporadas, en las que ganó una liga y una supercopa de la competición regional ABA, así como una liga serbia. Actualmente, se encontraba sin contrato.

Con información de EFE

Rar