Ver ahora

Autobuses de 2 pisos de la L7 del Metrobús, nuevo atractivo de CDMX

Línea 7 del Metrobús (Twitter @MetrobusCDMX)

Los autobuses de dos pisos del Metrobús se han convertido ahora en el atractivo de la Ciudad de México.

El ingreso es sólo por la puerta delantera. El pago es a través de la tarjeta de Metrobús, pero hasta el domingo es gratis, por eso estuvo lleno todo el día.

El descenso siempre es por la puerta trasera.

En estos días de prueba, les explican a los usuarios que en la zona pintada de rosa van mujeres y niños, y los hombres en la de color amarillo, lo que han respetado, por ahora.

Hay espacios exclusivos para mujeres, niños y personas con discapacidad.

Antes de subir los pasajeros al segundo piso, deben revisar si hay espacios disponibles.

Sólo pueden ir 57 personas arriba, todos sentados, la altura es de 1.55 metros. Las escaleras son estrechas

“Primero es enseñarle a la gente cómo se usa ¿no?, porque justamente esta parte que es exclusivamente sentados abajo hay un contador que dice los asientos que van vacíos. Si la gente no entiende eso, genera un caos, etc.”, compartió un pasajero.

Desde la cabina, el operador puede ver si arriba hay gente de pie. En ese caso, los invita a bajar. Arriba, por seguridad, no pueden ir parados.

Si lleva un bulto lo puede dejar en la canastilla de la entrada. Se espera que al bajar ahí lo encuentre el propietario. Hasta ahora, dicen los usuarios, nadie lo ha hecho.

Todos buscan ir arriba. Desde cuatro metros de altura los monumentos se ven mejor.

“Es una innovación muy interesante y muy cómoda”, dijo un pasajero.

La Diana Cazadora luce desde el segundo piso de los nuevos autobuses del Metrobús de la Ciudad de México.

La mayoría va tomando fotografías del recorrido, sobretodo del Paseo de la Reforma.

“Bastante, bastante padre como en Inglaterra”, afirmó otro pasajero.

La flota de 90 autobuses tiene la ruta Indios Verdes-Campo Marte, en donde, por cierto, aún no se ha determinado cómo será el retorno. El lunes que opere con normalidad se espera que quede resuelto el problema.

Este jueves trabajaban en la construcción de la terminal Campo Marte y en abrir el camellón de Paseo de la Reforma para que los autobuses puedan dar vuelta.

Esta línea roja en el asfalto indica donde se hará el corte.

La Línea 7 moverá más de 130 mil personas al día por zonas con grandes dificultades viales.

Circulará por Ticomán, pasará a un lado de la Basílica de Guadalupe, sobre Misterios, y el Paseo de la Reforma, pero sólo llegará hasta el Campo Marte. De ahí, quienes quieran ir hacia Las Lomas o Santa Fe deberán tomar otro camión, de los que antes circulaban por Reforma, pagar nuevamente, y continuar su camino.

Con información de Guadalupe Madrigal.

LLH