Ausencia de aficionados en estadios de futbol por coronavirus afecta economía de familias

Cada aficionado que asistía a un estadio gastaba en promedio 2 mil 448 pesos, el 36% de este dinero, es decir, unos 885 pesos los destina a mercancía, alimentos y bebidas.

Uno de los sectores económicos que aún no se recupera del golpe de la pandemia del coronavirus son los deportes. Como es el caso de futbol, que aunque hay un torneo en curso, los partidos siguen siendo a puerta cerrada, afectando los ingresos de cientos de familias que se dedican a vender comida, souvenirs, o a cuidar mochilas y cinturones afuera de los estadios.

Te recomendamos: COVID-19 costará al futbol 14 mil millones de dólares este año: FIFA

De acuerdo con un estudio realizado por la Liga MX, el año pasado, cada aficionado que asistía a un estadio gastaba en promedio 2 mil 448 pesos, el 36% de este dinero, es decir, unos 885 pesos los destina a mercancía, alimentos y bebidas. Dinero que actualmente no está llegando a las familias que se dedican a este sector de la economía.

Desde el 15 de marzo, día en que América y Cruz Azul se enfrentaron por última vez en el Estadio Azteca a puerta cerrada, muchos perdieron sus ingresos.

“Nos avisaron ese día del partido, sentí mucho y sentimos mucho los 9 puestos que trabajamos ahí, porque se nos quedó todo, fue una pérdida, total. Llorar, sentarme a llorar, quería yo porque se invierte el dinero señorita y luego ya no sale, ya no sacamos pero ni un quinto de eso, ya no Francisca Zárate”, dijo un comerciante del Estadio Azteca.

Ausencia de aficionados en estadios de futbol por coronavirus afecta economía de familias. FOTO Cuartoscuro

La pandemia le quitó a doña Francisca y familia su principal fuente de ingresos.

“Llevamos 47 años trabajando en el estadio, en los tacos Francisca Zárate. Soy una persona diabética y ahorita con lo que hay pues no salgo”, refirió la comerciante del Estadio Azteca.

Algunos no solo se quedaron sin ingreso para sus familias, también dejaron sin empleo a otros trabajadores.

“El primer partido a puerta cerrada, desde ahí se nos cayó el cielo, somos cinco familias que dependemos de aquí y nos fue muy muy difícil, porque nadie te compraba una playera. Un clásico, levantaba la economía nacional y ahorita, nada más no”, reiteró  Héctor Flores, vendedor de playeras afuera de estadios.

Ana sacó adelante a sus tres hijos vendiendo playeras en las inmediaciones del Estadio México 68. Asegura que en un clásico podía ganar hasta 10 mil pesos.

“Voy a lavar la ropa acá en El Pedregal, ya pasan los señores y ‘necesitamos que nos ayudes’ sí, cómo de qué, hemos ido a lavar ropa ajena, a hacer comida, de todo”, señaló Ana Cruz, vendedora de artículos deportivos.

De acuerdo con la Liga MX, la industria del futbol de México genera 193 mil 200 empleos, con una derrama salarial de 25 mil millones de pesos anuales. Hoy, los vendedores esperan que pronto las tribunas y las inmediaciones de los estadios, vuelvan a tener vida.

Con información de TUDN

KAH