Así se desarrolló la vacuna de Moderna contra el coronavirus

Científicos del Instituto Nacional de Salud y Moderna identificaron la secuencia de una proteína clave ubicada en la superficie del virus.

Sobre  la vacuna que desarrolla la compañía de biotecnología Moderna junto con los institutos de salud de los Estados Unidos, se sabe que en la primera fase los 45 pacientes a los que se les aplicó desarrollaron anticuerpos contra el SARS-COV-2.

Te recomendamos: Desarrollo de vacuna para COVID-19 de Astrazeneca y Moderna avanza: OMS

Así se desarrolló:

Todo comenzó aislando el virus de un paciente infectado en China. El coronavirus fue secuenciado y su información genética fue subida a una base de datos pública.

Trabajando juntos, científicos del Instituto Nacional de Salud y Moderna identificaron la secuencia de una proteína clave ubicada en la superficie del virus, llamada proteína receptora como un buen candidato para una vacuna.

La instrucción para hacer la proteína receptora luego fue codificada en una molécula de instrucción llamada mRNA, la cual puede ser administrada directamente como una vacuna a pacientes. La vacuna es inyectada como cualquier otra vacuna.

El mRNA es llevado a las células inmunes, donde instruye a las células que hagan copias de la proteína receptora, como si las células hubieran sido infectadas por el coronavirus. Otras células inmunes, mostradas aquí de color rojo y anaranjado pueden entonces aprender sobre la proteína receptora y desarrollan maneras de proteger a la persona en caso de que llegara  a entrar en contacto con el coronavirus real.

Lo que hace diferente a este enfoque es que no se necesita hacer al virus mismo para hacer una vacuna, el cual es un proceso largo y que requiere de mucho trabajo. En vez de ello, se usa la información del virus y se administra la información directamente al paciente.

En esencia, el paciente elabora su propia vacuna. Con esto se elimina al intermediario. Usando este enfoque, el NIH y Moderna pudieron pasar de una secuencia a una vacuna lista para ser probada en humanos en tiempo récord, en tan solo 42 días.

Con información de En Punto.

LLH