Así regresan los músicos a tocar en restaurantes de CDMX en plena crisis de COVID-19

Los grupos musicales sólo pueden ingresar al restaurante cuando el cliente pida sus servicios, de lo contrario deberán permanecer afuera.

A partir de este miércoles 5 de agosto, restaurantes de la Ciudad de México ya pueden tener música a bajo volumen, en medio de la crisis del coronavirus que los afectó.

Te puede interesar: Regresa la música a los restaurantes de la CDMX, afectados por el coronavirus

“Se le sopla bajito. Tiene que ser bajito para que más que nada la gente no esté hablando fuerte”, comentó Leopoldo, cantante.

El grupo musical sólo puede ingresar al restaurante cuando el cliente pida sus servicios. De lo contrario deberá permanecer afuera.

El sonido debe ser de no más de 62 decibeles.

“Lo más suavecito que se pueda, de hecho los guantes de latex ayudan, no hacemos mucho estruendo, es muy leve el sonido que hacemos”, señaló Marco Antonio, músico.

“Para nosotros lo importante no es la música, es el cliente, de eso estamos careciendo de su asistencia”, dijo Enrique Ascencio, propietario de restaurante.

Al no haber clientes en los restaurantes, tampoco hay trabajo para ellos.

“Desde marzo que fue cuando declararon la pandemia nos descansaron, pero ya se acabaron los ahorros”, señaló Marco Antonio, músico.

Don Gerbacio bautista y su hijo volvieron a las tocadas.

“No salíamos, no había dónde ir y qué hacer y buscar otro trabajo, no hay, entonces, ahorita, ya empezamos a buscar algo, lo que haya, gran cosa no hay, vamos a donde se puede y haya algo de clientes”, compartió Gerbacio Bautista, cantante.

Como los músicos, los meseros también han sufrido la reducción de ingresos. es el caso de don Ignacio que ha dejado de mandar dinero a su familia que vive en Veracruz.

“Propinas no hay nada, no salen de 800 pesos según lo que nos vayan pagando ni modo tiene uno que aguantar, no hay trabajo en otro lado, tenemos que pagar agua, luz, renta, los pasajes, son 350 de pasajes a la semana, no alcanza para nada”, dijo Ignacio, mesero.

Con información de Guadalupe Madrigal.

LLH