Amparan a menores en SLP para garantizarles el derecho a la educación en la nueva normalidad

A nivel nacional el colectivo de abogados “Justicia COVID" busca replicar el modelo para que más niños puedan exigir legalmente su derecho a la educación.

En el país hay muchos niños y jóvenes que están teniendo dificultades para seguir las clases por televisión, porque viven en lugares sin luz eléctrica,  porque no tienen televisión o no les llega la señal, entre otras cosas.

Te recomendamos: ¿Cómo realizar las inscripciones a educación básica durante todo el año?

En San Luis Potosí, una asociación civil ha ayudado a varios padres a ampararse para que el estado les garantice a sus hijos el derecho a la educación

“No tengo libretas aquí, no tengo la televisión, no tengo la computadora, no tengo la tablet, era muy bonito cuando iba a la escuela porque me gusta mucho”, destacó Yesenia Ramírez, estudiante de primaria en San Luis Potosí.

Cada mañana, mientras sus compañeros de segundo de primaria siguen sus clases por televisión, Yesenia Ramírez, de siete años de edad, habitante de Soledad de Graciano Sánchez, en San Luis Potosí, solo hojea unos libros.

Hace 15 días su madre interpuso una demanda de amparo con el apoyo de una asociación civil, en contra de la Secretaría de Educación estatal. Un juez determinó que se le proporcionara a la menor un televisor para garantizar su acceso a la educación, tal como lo establece el Artículo Tercero Constitucional.

“Ahora sí que es en beneficio de la niña porque a ella le va a hacer falta y pues porque le hace falta estudiar, por eso le sigo al caso”, dijo Antonia Zabalija, mamá de Yesenia.

“El derecho humano a la educación implica que cualquier niño tiene derecho a que se le imparta la educación, si la autoridad está diciendo que va a ser a través de la televisión, pues tú tendrías que ver de qué forma los niños y las niñas van a tomar clases”, comentó José Mario de la Garza.

En un informe previo, la Secretaría de Educación del estado señaló que las tecnologías son un complemento y no una obligación para los planes y programas de estudio en la nueva normalidad educativa.

“Estamos hablando de un amparo y tiene una ruta, la parte de la educación hay que garantizarles, la diferencia no la hace un televisor”, destacó Joel Ramírez Díaz, secretario de Educación en San Luis Potosí.

Este miércoles, las autoridades educativas estatales le entregaron a Yesenia los cuadernillos para seguir las clases, pero no el televisor, pese a que ayer el juez les dio un plazo de 24 horas para hacerlo.

“La orden es para que la televisión esté instalada en su casa”, apuntó José Mario de la Garza, presidente de la Fundación Renace.

En el mismo municipio, la familia de Jesús Cruz, de 11 años de edad, también recurrió a un amparo para que las autoridades educativas le otorgaran los medios para poder seguir sus clases durante la pandemia.  no cuenta con televisión ya que en su colonia no hay luz y sus padres no completaron la cuota de inscripción que les pedía la escuela.

“Antes nos cobraban 600 pesos esta vez fueron 900”, señaló Patricia Gómez, mamá de Jesús.

“Como ahorita que a veces no hay dinero, ya a veces yo traía dinero y le daba a mi mamá”, apuntó Jesús, estudiante.

Su madre teme que Jesús no retome sus estudios en el tercer grado de primaria. Desde marzo se dedica a recolectar alfalfa.

“Yo le decía a mi mamá no ya no quiero ir, pero me decía por qué no y yo no”, dijo Jesús, estudiante.

“Le digo échale ganas no importa que salgas a los 15 años. No sé si sea por lo mismo que ve a uno batallar, él lo que le gusta es ganarse un cinco y llevar algo a casa”, apuntó Patricia Gómez, mamá de Jesús.

Este miércoles un juez negó la suspensión definitiva al considerar que no son ciertos los actos señalados en el amparo; por lo que Jesús seguirá sin clases.

“Tú no puedes generar una desigualdad a partir de decir las clases van a ser en televisión y los que no tengan televisión pues háganle como puedan”, indicó José Mario de la Garza.

A nivel nacional el colectivo de abogados “Justicia COVID” busca replicar el modelo para que más niños puedan exigir legalmente su derecho a la educación.

“Podrían mil niños mañana promover mil demandas de amparo diciendo que están en una situación de marginación, que no tienen televisión y que no tienen forma de acceder a la educación”, dijo José Mario de la Garza.

Con información de Víctor Valles-Mata y Julián López.

LLH