Alertan por ‘Fraude Nigeriano’ en CDMX: Enamoran en redes sociales a mujeres para sacarles dinero

Supuestos empresarios enamoran a través de las redes sociales a mujeres para sacarles dinero.

La Policía Cibernética de la Ciudad de México alerta a los usuarios de redes sociales sobre un engaño llamado “Fraude Nigeriano”, donde supuestos empresarios enamoran a través de las redes sociales a mujeres para sacarles dinero.

Te puede interesar: Alertan por modus operandi de fraude bancario; así puedes evitarlo

“Me hablaron por teléfono en la mañana para decirme que había llegado un paquete, que efectivamente mi novio de Inglaterra me había enviado, un anillo de compromiso, un reloj, un teléfono y una tablet”, narró Patricia, afectada por el fraude nigeriano.

Un hombre que se identificó como Charles Franklin enamoró a Patricia ofreciéndole matrimonio y regalos. Le dijo que era ingeniero, empresario, vivir en Inglaterra y trabajar en plataformas petroleras.

Tras meses de relación cibernética, Charles envió a Patricia documentos y datos falsos de una empresa de mensajería para rastrear algunos regalos.

“Me dicen que había llegado el paquete, pero que él no había hecho un pago, que yo tenía que pagar 25 mil 250 pesos para que me liberaran ese paquete”, apuntó Patricia.

Para consumar el fraude, otro delincuente se hizo pasar por el agente aduanal. Presionó a la mujer a pagar o de lo contrario regresaría el paquete a Londres. Mientras, Charles escribió a Patricia.

Patricia llamó a la Policía capitalina, en donde le advirtieron de este engaño, una variante del llamado fraude nigeriano, detectado por la Policía Cibernética desde 2012.

“Las hacen creer que tienen una relación de amistad, posteriormente ofrecen una relación de enamoramiento y generalmente ellos lo que prometen es enviar desde su país, dinero, electrónicos, un anillo de matrimonio con la promesa de llegar a México y posteriormente casarse”, dijo Edgar Martínez, subdirector de Sistemas de Información de la Policía Cibernética de la SSC-CDMX.

Con información de Francisco Santa Anna.

LLH