Alemania cierra investigación del atentado neonazi en el Oktoberfest de 1980

No se dieron indicios reales suficientes que apunten a la participación de más personas como cómplices, inductores o ayudantes del autor del atentado, Gundolf Köhler, muerto durante el ataque.
FOTO:FOTO: El 26 de septiembre de 1980 Köhler hizo explotar una bomba en la zona oeste de la entrada principal del recinto que albergaba la Oktobefest. (AP)

La Fiscalía Federal alemana informó del cierre de la investigación del atentado neonazi perpetrado hace cuarenta años durante la Oktoberfest de Múnich con 13 muertos y 221 heridos por no concretarse los indicios que llevaron a la reapertura de la instrucción en diciembre de 2014.

Te puede interesar: Cancelan el Festival de la Cerveza Oktoberfest de Múnich por coronavirus

“La pista aportada por una testigo sobre posibles cómplices desconocidos que llevó a la reapertura de la investigación suspendida por primera vez el 23 de noviembre de 1982 no ha quedado confirmada con indicios adicionales”, indica el comunicado.

Tampoco tras agotar todas los enfoques investigativos prometedores se han dado indicios reales suficientes que apunten a la participación de más personas como cómplices, inductores o ayudantes del autor del atentado, Gundolf Köhler, muerto durante el ataque, agrega la fiscalía.

Los resultados de la investigación “tampoco fundamentan en particular la participación de manera penalmente relevante de miembros de grupos de extrema derecha”, sobre todo del llamado “Wehrsportgruppe Hoffmann” -al que pertenecía Köhler- en el atentado.

Asimismo, no hay prueba de la participación de supuestos miembros de las llamadas organizaciones “Stay Behind” de los servicios secretos occidentales, que en tiempos de la Guerra Fría habían creado un depósito secreto de armas y explosivos al que recurrir en caso de una agresión por parte de tropas del Pacto de Varsovia.

“No se puede descartar la posibilidad de la participación de personas adicionales como inductores, ayudantes o cómplices”, pero la investigación no ha aportado evidencias de ello, precisa la fiscalía.

CASI 1,800 PISTAS, MÁS DE MIL DECLARACIONES, MÁS DE 300,000 PÁGINAS

Desde la reapertura de la investigación el 5 de diciembre de 2014, la Oficina Regional de Investigación Criminal (LKA) de Baviera ha analizado 770 rastros y 1,081 indicios secundarios, ha tomado más de mil declaraciones y ha evaluado más de 300,000 páginas de archivo, además de volver a estudiar las 888 pistas de la primera instrucción.

La investigación suspendida ahora concluye que el 26 de septiembre de 1980 Köhler hizo explotar hacia las 22.20 horas una bomba en la zona oeste de la entrada principal del recinto que albergaba la Oktobefest y que actuó por motivaciones ultraderechistas.

Así, Köhler mantenía vínculos con círculos de extrema derecha, poco antes del atentado había lanzado la pregunta de cómo influir en las elecciones generales de octubre y había expresado, además, su deseo de un Estado basado en el modelo nacionalsocialista.

Desde un primer momento se investigó la existencia de posibles cómplices y conspiradores, pero nunca se pudo concretar la sospecha y dos años y medios más tarde se cerró la investigación.

La Fiscalía estudió en varias ocasiones la reapertura del caso, también después de analizar los informes de la Stasi, la seguridad del Estado de la extinta República Democrática Alemana (RDA).

El abogado de las víctimas, Werner Dietrich, había solicitado por cuarta vez el pasado 26 de septiembre de 2014, en el 34 aniversario del atentado, la reapertura del caso, tras otros tres intentos en 1983, 1984 y 2008

Con información de EFE.

LLH