Albergues del Ejército, refugio para quienes perdieron todo por inundaciones en Tabasco

En los albergues también hay psicopedagogas para los menores de edad, para que, a través de juegos, dibujos y diversas actividades los pequeños puedan procesar lo ocurrido y superarlo

En Tabasco, los albergues habilitados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se han convertido en un auténtico refugio para muchas personas que se quedaron sin casa por las inundaciones.

Te recomendamos: Ganaderos de Tabasco pierden cientos de animales tras inundaciones

“Al amanecer abro la ventana y ahí estaba la inundación en la puerta, y ese fue mi susto y todo el campo, todo porque es campo allá, potreros y así, todo lleno de agua, para mí fue traumante la verdad. El Ejército me sacó cargando, porque pues yo no podía entrar al agua, me había dado como hipotermia, me estaba enfriando. Subí arriba del comedor y ya cuando me dijeron ‘no ya, vaya, salga, salga, nosotros vemos aquí’ y ya me sacaron cargando al camión”, narró Violeta Cortés, damnificada por inundaciones en Villahermosa, Tabasco.

Así fue la primera parte del Plan DNIII en Tabasco, tras las inundaciones: Salvar la vida de personas varadas, con sus casas anegadas.

Albergues del Ejército, refugio para quienes perdieron todo por inundaciones en Tabasco. FOTO Cuartoscuro

El siguiente paso era garantizar que todos los damnificados tuvieran los recursos necesarios para subsistir en lo que bajaba el nivel del agua. Para ello la Sedena, en coordinación con autoridades locales, instaló 27 albergues, en las zonas de mayor necesidad, con condiciones especiales, para evitar contagios de COVID-19, como el guardar sana distancia entre familias, en todo momento.

Aquí los damnificados tienen mucho más que un lugar donde dormir.

“Tranquilidad y una de las cosas también es el alimento, tres veces al día; si uno quiere tomar un café porque hace frío o agua porque hace calor. También me han dado medicina y veo que a todos, a todos aquí”, dijo Violeta.

“Llegamos a tener 297 personas y posteriormente se ha ido disminuyendo, conforme las condiciones de su vivienda han ido mejorando. Lo adaptaron para que tuvieran la mayor cobertura posible el personal albergado, desde la evaluación médica, que hay médicos generales, le adecuaron las regaderas divididas para hombres y para mujeres, el servicio de sanitarios móviles que hay y un área de lavaderos también se le adaptó, también recibieron el apoyo psicológico y si han tenido cierta actividad las psicólogas con las entrevistas y algunas dinámicas colectivas que han aplicado para ellos, para reanimarlos”, explico el Teniente Coronel Delfino Noyola, encargado de Albergue “Galerías Tabasco”.

En los albergues también hay psicopedagogas para los menores de edad, para que, a través de juegos, dibujos y diversas actividades los pequeños puedan procesar lo ocurrido y superarlo.

El objetivo en todos los albergues, tanto para adultos como para los menores, es que este sea el primer paso para reconstruir sus vidas

 

Con información de Marcos Dueñas

KAH