El gran escándalo de los abusos de sacerdotes contra niños en Pensilvania

Madre de víctima de abusos de sacerdotes en Pensilvania. (AP)

Un gran jurado de Estados Unidos reveló que 300 sacerdotes de Pensilvania abusaron sexualmente de mil niños durante un período de 7 décadas.

El informe de mil 400 páginas exhibió un “encubrimiento sistemático” por parte de altos líderes de la Iglesia Católica y el Vaticano para mantener los casos en silencio.

Dirigentes de la Iglesia ignoraron a todas las víctimas en todo el estado, porque prefirieron proteger, sobre todo, a los victimarios y a sus instituciones. Sacerdotes violaron a niñas y niños pequeños y los hombres de Dios responsables de estos pequeños no sólo no hicieron nada, sino que lo encubrieron todo durante décadas”, dijo Josh Shapiro, procurador general de Pensilvania.

El patrón consistió en abuso, negación y encubrimiento.

La investigación dejo al descubierto un manual de instrucciones que debían seguir los funcionarios religiosos para ocultar la verdad. Consistía en persuadir a las víctimas para que no denunciaran. No realizaban verdaderas investigaciones, designaban a clérigos que no hicieran preguntas comprometedoras.

Es muy doloroso recordar que un sacerdote te estuvo manoseando todos los días”, señaló Shaun Dougherty, una de las víctimas.

Además, en documentos minimizaban los casos utilizando palabras como “contacto inapropiado” en lugar de “violación”. Cuando los sacerdotes eran denunciados se les transfería a distintas parroquias, incluso fuera del estado. Los funcionarios de la Iglesia que los protegieron conservaron sus cargos y obtuvieron ascensos.

¿Quién me hubiera creído? ¿Un sacerdote? ¿Que en 1948 o 47 abusaran de ti o que te hicieran eso? Jamás se había oído algo así, porque lo encubrieron”, subrayó por su parte Robert Corby, otra víctima.

“Esto no desaparece jamás, te marca por el resto de tu vida”, añadió Shaun Dougherty.

La mayoría de los casos ya prescribieron porque se cometieron hace tiempo y muchos de los responsables ya murieron. Sólo dos casos que se describen en el informe son investigados.

Uno de los nombres que se menciona en el reporte es el de Donald Wuerl, actual cardenal de Washington que entre 1988 y 2006 lo fue de Pittsburgh. El informe dice que él aprobó las transferencias de sacerdotes que cometieron abusos en lugar de sacarlos del ministerio. Durante una misa en la catedral de San mateo Apóstol, no habló de las acusaciones en su contra.

“El dolor y el sufrimiento son algo de lo que tenemos que aceptar la responsabilidad al ayudar a los sobrevivientes…también podemos pedir la intercesión de Nuestra Señora por todos los que tal vez por esta terrible plaga del abuso sientan una falta de confianza en la Iglesia. Es… es algo por lo que fervientemente pido que podamos trabajar para ir avanzando: restaurar esa confianza y fe”, dijo Donald Wuerl, arzobispo de Washington.

El gran jurado revisó durante 18 meses más de 500 mil archivos secretos de la diócesis y escuchó el testimonio de decenas de víctimas. El informe no ha sido presentado completo debido a que varias de las personas que se mencionan presentaron apelaciones ante la corte.

Con información de Despierta con Loret

AAE