El papa viajó a Irlanda para ‘hacerse cargo del dolor por abusos sexuales’

Iglesia abusos: El papa habla de su viaje a Irlanda

El papa Francisco durante audiencia en el Vaticano. (AP)

Iglesia abusos: El papa Francisco explicó este miércoles que viajó a Irlanda el pasado fin de semana para, además de participar en el Encuentro de las Familias, “hacerse cargo del dolor, de la amargura por los sufrimientos causados en este país por las varias formas de abusos” por parte de la Iglesia.

También recordó durante una audiencia dada esta jornada en San Pedro que en esta visita se refirió al hecho de que “las autoridades eclesiásticas en el pasado no hayan sabido afrontar de manera adecuada estos crímenes”.

El pontífice relató que “una marca profunda” le ha dejado la reunión con algunas de estas víctimas durante la tarde del sábado en la nunciatura de Dublín.

En varias ocasiones he pedido perdón al Señor por estos pecados, por el escándalo, por el sentimiento de traición que se ha procurado”, señaló y añadió que imploró a la Virgen para que “interceda para conseguir la curación de las víctimas y que nos de la fuerza para perseguir con firmeza la verdad y la justicia”.

En opinión de Francisco, los obispos irlandeses “han realizado un serio recorrido de purificación y reconciliación con quienes han sufrido abusos” y que “con la ayuda de las autoridades nacionales han establecido una serie de normas severas para garantizar la seguridad de los jóvenes”.

Papa se despide de Irlanda con un ‘mea culpa’ por abusos de sacerdotes

El papa constató que en “Irlanda hay fe, gente de fe, pero que hay pocas vocaciones” y expresó que si esta fe no consigue suscitar nuevas vocaciones será por “los problemas, los escándalos (de la Iglesia)…”.

El pontífice dedicó su audiencia general de los miércoles a su visita a Irlanda, donde el escándalo de los abusos ha dado por tierra con la credibilidad de la Iglesia. El último día de su estancia se vio eclipsado por la publicación del testimonio de un exnuncio de la Santa Sede que acusó a las autoridades vaticanas, incluyendo a Francisco, de encubrir al excardenal Theodore McCarrick pese a saber durante años que mantenía relaciones sexuales con seminaristas.

El autor del documento –el exnuncio en Estados Unidos, arzobispo Carlo Maria Vigano– dijo que Francisco debería renunciar debido a su complicidad en el escándalo de McCarrick, que ha implicado a jerarcas eclesiásticos estadounidenses y del Vaticano desde el 2000.

En su audiencia, Francisco omitió una frase de su discurso preparado que señalaba que durante su paso por Irlanda rezó para que la Virgen María interviniera para darle fuerza a la Iglesia para “perseguir firmemente la verdad y la justicia” para ayudar a las víctimas a sanar.

Papa Francisco se reúne con víctimas de abusos sexuales en Irlanda

En Estados Unidos, obispos y laicos por igual han reclamado una investigación independiente para determinar quién y cuándo estaba al tanto de los abusos de McCarrick y cómo pudo ascender en la jerarquía a pesar de que era un secreto a voces que habitualmente invitaba a los seminaristas a su casa en una playa de Nueva Jersey y a su cama.

El mes pasado, Francisco destituyó a McCarrick y le ordenó llevar una vida de penitencia y oración después que una investigación de la iglesia estadounidense certificó la credibilidad de una denuncia de que manoseó a un monaguillo adolescente en los años 70.

El documento acusatorio de Vigano, de 11 páginas, alega que Francisco estaba al tanto de la afición de McCarrick por los seminaristas adultos desde 2013, pero le levantó las sanciones que el papa Benedicto XVI supuestamente le había impuesto en 2009 o 2010. Estas denuncias han estremecido el pontificado de Francisco.

Sin embargo, abundan las pruebas de que el Vaticano bajo Benedicto y Juan Pablo II también encubría la información, y que las sanciones dispuestas por Benedicto, si existieron, jamás fueron impuestas. Durante esos años, McCarrick realizó varios viajes por cuenta de la Iglesia, incluso a Roma para reunirse con Benedicto y celebrar misa con otros prelados estadounidenses en la tumba de san Pedro.

Vigano, quien no presentó pruebas de que Francisco había levantado las presuntas sanciones, se limitó a decir que McCarrick, después de una reunion con el papa, anunció que viajaba a China.

Dijo que McCarrick se había convertido en un asesor íntimo de Francisco, quien quería designar obispos de mentalidad más pastoral en la iglesia estadounidense, la cual estaba, según él, demasiado orientada ideológicamente por gente de derecha.

Con información de EFE y AP

AAE

CARGANDO...