A una semana de la llegada de ‘Harvey’, ciudades en Texas siguen inundadas

En esta foto aérea, los hogares se observan inundados debido a las lluvias causadas por la tormenta tropical ‘Harvey’ en Port Arthur, Texas. (AP)

A una semana de que el huracán Harvey tocó tierra en Texas, los esfuerzos de rescate continuaban el viernes mientras grandes extensiones de tierra siguen bajo el agua tras el paso de uno de los desastres naturales más costosos que ha azotado a Estados Unidos.

La tormenta ha desplazado a más de un millón de personas y se teme que 44 habrían muerto por las inundaciones que paralizaron a Houston, elevaron los niveles de los ríos a máximos históricos y cortaron el suministro de agua potable en Beaumont, Texas, una ciudad de unos 120.000 habitantes.

Arkema SA y funcionarios de salud pública advirtieron del riesgo de más estallidos e incendios en una planta química propiedad de la firma. El jueves unas explosiones sacudieron la instalación, ubicada a unos 25 kilómetros al este de Houston, después de que fue inundada por las aguas. En momentos en que la presencia de contaminantes transmitidos por el agua es una preocupación creciente, el Servicio Meteorológico Nacional emitió vigilancias de inundación desde Arkansas a Ohio mientras los restos de la tormenta llegaban al corazón de Estados Unidos.

Las aguas del río Neches, que desemboca en Beaumont y cerca de Port Arthur, alcanzarían un nivel récord a partir del viernes. Las crecidas y la pérdida de agua potable obligaron a la evacuación de un hospital el jueves.

“Beaumont es básicamente una isla”, dijo la alcaldesa Becky Adams en una conferencia de prensa el jueves.

La ciudad, situada a unos 130 kilómetros al este de Houston y en gran parte aislada por las inundaciones, sólo pudo recibir una importante entrega de agua potable el jueves y hay planes para establecer centros de distribución de agua el viernes, dijo un funcionario de la ciudad.

Harvey tocó tierra el viernes pasado como el huracán más poderoso que golpea a Texas en medio siglo. El jueves se degradó a una depresión tropical en su avance tierra adentro, donde descargó cantidades sin precedentes de lluvia y dejó un sendero de devastación a través de más de 482 kilómetros en el extremo sureste del estado.

Moody’s Analytics calcula que el costo económico de Harvey para el sudeste de Texas será de entre 51.000 millones a 75,000 millones de dólares, una de las tormentas más dañinas en la historia de Estados Unidos.

Se teme que al menos 44 personas murieron en seis condados incluyendo Houston y sus alrededores, dijeron las autoridades. Otras 19 se encuentran desaparecidas.

RAMG