Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

15 mil jóvenes con DACA han perdido sus permisos con el gobierno de Trump

Activistas y beneficiarios de DACA protestan contra las políticas de la administración Trump sobre inmigrantes e inmigración durante una manifestación en Nueva York (Reuters)

El DACA o alivio de deportación que protege a cientos de miles de jóvenes terminaría el 5 de marzo, pero dos interdictos judiciales obligan, por ahora, al gobierno de Trump a seguir renovando los permisos, pero esto podría mermar la urgencia de hallar una solución definitiva a la crisis migratoria.

“¡Tienen el derecho a quedarse! La Suprema Corte ha emitido su fallo, pero nosotros tenemos que luchar por lo que es moralmente correcto. Este gobierno no tiene compasión”, dijo Patricia Malcom, directora Churches United To Save And Heal.

“Realmente oponernos vigorosamente a lo que ha hecho el presidente al crear una crisis falsa y hechiza por todo este país para los dreamers, los beneficiarios del DACA”, mencionó Nisha Agarwal, comisionada de Asuntos de Inmigración del Gobierno de Nueva York.

Políticos, activistas y dreamers en Nueva York continúan alzando la voz con marchas y protestas para presionar al Congreso a que apruebe antes del 23 de marzo, cuando vence el plazo de presentar su presupuesto, el Acta del Sueño, libre de condiciones.

“Un limbo político porque, aunque podemos seguir renovando nuestros permisos de trabajo, no sabemos lo que a va pasar con nosotros. Entonces, el Congreso necesita entender eso”, destacó Francis Madi, dreamer y portavoz de The New York Immigration Coalition.

Bajo el gobierno de Trump, los arrestos con fines de deportación se han incrementado en más de un 40%. Unos 15 mil jóvenes con DACA han perdido sus permisos.

Leer más: Miles protestan contra Trump por no solucionar estatus de ‘dreamers’

“Salir adelante, seguir estudiando, tener oportunidades que no tuvimos en nuestro país porque si las hubiéramos tenido no hubiéramos venido a este país”, dijo Lizbeth Huitzil, dreamer mexicana de Make The Road Nueva York.

Lizbeth es poblana, tiene 19 años y a los 5 años llegó a Nueva York para reencontrarse con sus padres. Gracias a DACA estudia biología, trabaja y es la primera de su familia en ir a la universidad. Su permiso vence en 2019 y, como otros Ddreamers, se siente frustrada.

“Somos una voz muy grande. Solo que espero que el gobierno nos oiga, que realmente nos ayude y que no siga jugando con nuestras vidas”, comentó Lizbeth Huitzil, dreamer mexicana de Make The Road Nueva York.

Personas que tuvieron que dejar sus países por violencia, persecución o desastre natural y que Estados Unidos les otorgó un estatus migratorio de Protección Temporal o TPS también se encuentran en un limbo porque Trump sentenció en terminar el programa.

“¿Qué va a pasar conmigo?, ¿Qué va a pasar con los dreamers también, con DACA con todo lo que está pasando con inmigración?, ¡No toman en serio esto! ¿Qué es lo que quieren?, se pregunta Perla Canales, migrante de Honduras cuyo permiso (TPS) vence en 6 meses.

Este es un país de inmigrantes y avanza y se alimenta de los sueños de estos inmigrantes. Y por eso la presión continuará intensificándose para que el Congreso apruebe algo el 23 de marzo.

Con información de Marisa Céspedes

HVI