El ‘sueño chino’ es cada vez más intranquilo

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am diciembre 24 th, 2015

BEIJING, China, dic. 24, 2015.- El “sueño chino”, el concepto lanzado por el presidente Xi Jinping para resaltar la buena marcha del país, ha tenido periodos de intranquilidad este año en el que la gran celebración del setenta aniversario de la victoria en la guerra contra Japón no ha logrado esconder bastantes sobresaltos.   La continuada ralentización de la economía, la creciente tensión por las islas artificiales de Beijing en el mar de China Meridional o los problemas industriales mostrados por las explosiones de Tianjin han mostrado que el gigante asiático afronta retos muy serios a pesar del triunfalismo de la propaganda oficial.   El asesinato de ciudadanos chinos por terroristas islámicos o la grave cuestión demográfica son otros asuntos que han inquietado al gobierno del gigante asiático en 2015.   En el lado económico, la ralentización del crecimiento ha continuado de forma inexorable, de forma que en el tercer trimestre del año el PIB creció al ritmo de un 6.9 % anualizado, lo que supone la cifra mas baja en seis años.   A pesar de las promesas del Gobierno de avanzar en la liberalización económica y de que los servicios y el consumo interno asumirán el peso que tenían la inversión y la industria, este proceso está lejos de completarse.   Además, los analistas apuntan a que cada unidad de inversión genera un menor aumento del PIB que en la época del desarrollo chino, por lo que Pekín ya no puede volver únicamente al tradicional recurso de invertir en infraestructuras.   Los sucesivos recortes de tipos de interés (seis desde noviembre de 2014) y de coeficientes de caja en los bancos aprobados por el banco central no han logrado frenar la desaceleración.   En el frente internacional, China ha sido golpeada en las últimas semanas por el terrorismo yihadista, con el asesinato de un rehén chino a manos del grupo Estado Islámico (EI) y la muerte de tres ejecutivos en el asalto a un hotel de Mali.   El presidente Xi prometió en la Asamblea General de la ONU una mayor presencia internacional de China de acuerdo a su rol de potencia, y que Pekín prepara tener mayor peso en África, después de reconocer que negocia instalar un centro logístico militar en Yibuti y prometer mas cooperación antiterrorista en ese continente.   Hasta ahora, China se había mantenido al margen de la guerra contra el terrorismo internacional, salvo por los episodios de violencia periódicos con los militantes musulmanes de etnia iugur en la provincia de Xinjiang.   Este año también ha visto un repunte de la tensión por las disputadas islas Spratly, en el mar de China Meridional, después de que fotografías de satélite mostraran que Pekín ha construido auténticas islas artificiales, incluso con pistas de aterrizaje, en algunos islotes y arrecifes que controla.   Filipinas llevó el asunto a la Corte Permanente de Arbitraje de la Haya, algo que China rechaza frontalmente, mientras que EU ha empezado a realizar patrullas con aviones y barcos militares en zonas que Pekín considera propias y Washington internacionales.   Esta reacción no sorprendió a Shen Dingli, un profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Fudan (Beijing), quien señaló a Efe que las construcciones chinas no son una política de hechos consumados, ya que “las islas son de China”.   En cambio, la sorpresiva y sorprendente primera cumbre entre presidentes de China y Taiwán desde la separación de 199949, el pasado 7 de noviembre, tuvo un nivel realmente histórico.   Este año ha visto también el anuncio del final de la política del hijo único, que será sustituida formalmente en marzo de 2016 por la autorización para que todas las parejas tengan hasta dos hijos.    Los expertos en demografía llevaban pidiendo esta medida desde hace tiempo, alertando de la bomba de relojería que supone la actual pirámide de población china: el aumento del nivel de vida y la mejora de la sanidad han disparado el número de ancianos mientras hay menos jóvenes en edad laboral.   Las previsiones oficiales señalan que para 2050 casi el 39 % de la población china tendrá más de 60 años, frente al 15 % actual.   Además, China no ha aumentado la edad de jubilación, que es de 50 o 55 años para las mujeres y de 60 para los hombres, si bien el propio Gobierno anunció recientemente que tendrá que afrontar un cambio al respecto.   En el lado de los derechos humanos, en 2015 han continuado las detenciones y condenas contra activistas, y además se abrió un nuevo frente con la campaña de arresto y acoso a numerosos abogados de derechos humanos, varios de los cuales siguen en paradero desconocido.   Este año también ha visto protestas en varios puntos de China por la contaminación de las grandes ciudades y por la actividad de instalaciones industriales.    Además de la contaminación, la ilegalidad en que operan algunas instalaciones se manifestó de forma brutal con las explosiones del 12 de agosto en el puerto de Tianjin (este) que causaron 173 muertos, más de 700 heridos, graves destrozos y una importante contaminación química.   MACO