En Italia se come carne de gato

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am noviembre 11 th, 2013

ROMA, Italia, nov. 11, 2013.- La alarma fue lanzada por la Asociación Italiana para la Defensa de los Animales y del Ambiente.   Si bien, de acuerdo a la ley italiana, maltratar o matar una mascota es un delito, castigado con la detención desde 3  hasta 18 meses, en algunas regiones italianas del centro y norte del País se crían gatos para su consumo.   Según la asociación de los animalistas italianos, la crisis económica por la que atraviesa Italia habría hecho aumentar el consumo de gatos.   Se calcula que los gatos utilizados en las cocinas italianas representan el 10 por ciento de los gatos abandonados.   Cerca de Roma se ha registrado la desaparición de colonias enteras de gatos.   De hecho, existen asociaciones que se dedican a adoptar los gatos callejeros porque Roma es una atracción turística no sólo por sus monumentos, sus museos o su buena comida, también lo es por sus gatos.   En 2001, de hecho, éstos fueron declarados Patrimonio Biocultural de la ciudad. Según  datos de estas asociaciones, en Roma hay unos 120 mil gatos callejeros a los que además de alimentar, intentan dar en adopción a italianos o incluso a turistas.   La Asociación de los Animalistas Italianos ha denunciado la existencia de grupos orientales que recogerían gatos en las calles para cocinarlos en restaurantes chinos.   La asociación denunció también a carniceros que venden gatos en lugar de conejos, un animal muy utilizado en las cocinas italianas.   El origen de consumir gatos se remonta a muchos siglos atrás. En la edad media, para remediar a la invasión de ratones, en la zona de Venecia, se empezó a importar gatos del Oriente.   Tras su rápida reproducción, se empezaron a utilizar como alimento.   En la zona de Roma, se empezaron a cocinar para alimentar a los peregrinos que llegaban de todo el país.   El consumo de gatos fue particularmente importante después de la primera y segunda guerra mundial, debido a la miseria en la que se vivía.   Actualmente, la mayoría de la opinión pública italiana es, en teoría, muy sensible a temas relativos a la protección de los animales, sobre todo de las mascotas.   De hecho, hace tres años, la televisión pública italiana, Rai, despidió a un famoso presentador de un programa de cocina por haber promovido el consumo de carne de gato.   El presentador fue acusado de maltrato animal y su magnificación de la bondad de la carne felina y su incitación al consumo fueron calificadas por las autoridades italianas  responsables de la salud pública, de “ilícitas y ultrajantes para la sensibilidad de la gente”, además que un delito.   A pesar de la indignación general de ese momento, hay quienes en Italia siguen consumiendo carne de gato.     Valetina Alazraki