La vaquita marina podría desaparecer en 2018 (Parte 2)

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am abril 21 st, 2015

CIUDAD DE MÉXICO, México, abr. 21, 2015.- El 7 de octubre del 2013, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presentó una denuncia penal, dirigida al licenciado Víctor Manuel Fayad Meneses, titular de la Unidad Especializada en la Investigación de Delitos contra el Ambiente, de la Procuraduría General de la República (PGR).   El documento de la Profepa, cuya copia está en manos de este equipo de “Los Reporteros”, hace constar a través de varias denuncias que dos presuntos inspectores de esa dependencia federal: Enrique García Sandez, alías “El Kiki”, y Ramón Alonso Lucero Orantes, alías “El Ramón, extorsionaban a pescadores de la comunidad de San Felipe, Baja California, para dejarlos trabajar en el área del polígono de la vaquita marina.   La denuncia de la Profepa señala también a Manuel Córdova Murillo, alias “El Dientón” como el mayor comprador  y traficante de buches de totoaba, y como sus principales socios y proveedores a Eliu Garder Hernández, alías “El Eliu” y a Antonio García Orozco, alías “El Tonicho”, quien tiene un hijo que es policía municipal, de nombre Luis García Álvarez, y según la denuncia les pasa pitazos cuando hay movimientos de la Profepa, el Ejército, la Marina o la Policía Federal, además de tener parientes en la Procuraduría Estatal.               Pescadores concesionados de San Felipe, Baja California, y Santa Clara, Sonora, son testigos de la pesca ilegal de la totoaba   “Normalmente es nocturna, ya ahorita en los últimos meses se hace nocturna porque es la forma que se les hace un poco más difícil a la autoridad para hacer su trabajo”, explica Ramón Franco, presidente de la Federación de Pescadores de San Felipe, Naca California.   Greenpeace grabó la salida de algunas de estas lanchas en el puerto de San Felipe.   La boya que está a nuestras espaldas fue puesta por las autoridades federales y es para delimitar la zona de pesca, del lado izquierdo es una zona legal de pesca, y del lado derecho es la zona donde se encuentra la vaquita marina y donde se encuentra la totoaba, pero de acuerdo con denuncias de pescadores muchas lanchas, muchas pangas, van a esta zona.   La vigilancia es insuficiente.   “Actualmente San Felipe cuenta nada más con una embarcación para la vigilancia de Profepa”, comenta el presidente de la Federación de Pescadores.   Y más cuando hay corrupción.   “¿Y la autoridad no trabaja en la noche o no los ve? Sí trabajan de vez en cuando, pero muchas veces también están de acuerdo, con una feria a hue… hay corrupción en todas partes”, dice Pascual López, pescador de San Felipe.               Este pescador, Sunshine Antonio Rodríguez Peña, alías “El Sunshine”, también es señalado por la Profepa, por presunto tráfico ilegal de totoaba.   “El Sunshine” es presidente de la Federación de Cooperativas Ribereñas, de San Felipe, B.C.   En entrevista justificó a los pescadores ilegales: “Sabemos que hay muchas embarcaciones que durante muchos años han pescado ilegalmente, porque de una manera u otra fueron despojados de sus permisos”.   A dos años de esta denuncia, no se ha ejercido acción penal.   “Desafortunadamente ahorita la ley no considera como un delito grave la pesca ilegal de totoaba”, afirma Rafael Pacchiano, subsecretario de Gestión y Protección Ambiental de la Semarnat.               Buscamos una entrevista con la Profepa.               “¿Por parte de la Profepa podríamos hacer la entrevista con algún funcionario? A mí lo que me dijo el particular del subprocurador de Recursos Naturales es que el asunto está en Semarnat”, dijo Patricia Rodríguez Chanes, de Comunicación Social de la Profepa.   Como un esfuerzo para salvar a la vaquita marina, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, presentó en febrero pasado una estrategia para la recuperación de esta especie.   Esta estrategia implementará durante dos años una veda total de pesca en el alto Golfo de California.   “El programa es una suspensión temporal para la pesca de camarón y de escama, que ésta es una de las principales causas de mortandad en la vaquita marina, la otra causa es la pesca ilegal de la totuaba”, explica Rafael Pacchiano, subsecretario de Gestión y Protección Ambiental de la Semarnat.   “Nosotros los pescadores que tenemos permisos para la pesca del camarón y de las pesquerías de escamas no somos los que como nos tienen catalogados destructores en la cuestión de la vaquita”, asegura Ramón Franco, presidente de la Federación de Pescadores de San Felipe.   Los especialistas consideran que dos años de veda no serán suficientes para salvar de la extinción a la vaquita Marina.   “Una recuperación de esta especie tardaría, suponiendo que no hay mortalidad, tardaría varios años, décadas posiblemente”, subraya el doctor Luis Medrano, investigador de la Facultad de Ciencias de la UNAM.   De continuar la pesca ilegal, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita, estima que en menos de tres años, este cetáceo podría desaparecer.   “Este Comité Institucional para la Recuperación de la Vaquita estima que si no se remedia de inmediato la mortalidad de la vaquita en las redes agalleras, la vaquita podría estar extinta en el 2018”, asegura el doctor Medrano.               La vaquita marina no habita en otro lugar en el mundo, si perdemos esta población, desaparecerá para siempre.       REB