Observatorio de Radiación Gamma (Parte 3)

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am abril 16 th, 2015

CIUDAD DE MÉXICO, México, abr. 16, 2015.- El Observatorio HAWC es el proyecto científico mexicano con mayor impacto para la astrofísica de altas energías y el más poderoso en el mundo por su tamaño, por el método que utiliza, porque observa todo nuestro cielo y por su centro de almacenamiento de datos científicos.   El Observatorio HAWC, enclavado en el Parque Nacional Pico de Orizaba a una altura de 4 mil 100 metros sobre el nivel del mar, tiene una extensión de 30 mil metros cuadrados.   Está conformado por 300 contenedores de agua.   Cada tanque mide cinco metros de alto, siete metros y medio de diámetro. Contiene 190 mil litros de agua ultra purificada que fue tomada de pozos aledaños y de manantiales del Pico de Orizaba y purificada en las instalaciones del Observatorio.   “Esta agua tiene que estar ultrapurificada porque cualquier partícula, cualquier cosita que esté dentro del agua flotando altera los resultados”, explica el físico Arturo Iriarte, jefe de Ingeniería en HAWC.   Todos los tanques son de acero. Por dentro, en sus paredes, tienen un recubrimiento de un material conocido como geotextile y una bolsa de plástico especial color negro que aíslan el contenido.   Su techo, color amarillo, es de lona… Por ahí pasan los Rayos Gamma, objeto de estudio del Observatorio HAWC.   Cuando la Radiación Gamma llega de los sitios más lejanos del universo a nuestro planeta, es interceptada por estos techos. La radiación los atraviesa y entra al agua.   “Entra al agua, como trae tanta energía, su velocidad es muy grande y dentro del agua su velocidad es más alta que la velocidad de la luz dentro del agua y eso crea una especie de onda de choque ahí en el agua”, comenta el doctor Alejandro Lara, especialista en Física Solar del Instituto de Geofísica  de la UNAM.   Las partículas entran como un avión supersónico. Al chocar con el agua, las partículas dejan una estela de luz azul: se llama Luz Cherenkov.   Esa luz es captada por cuatro multiplicadores de luz que se encuentran en el fondo de cada tanque y que cuentan con una ubicación exacta en la Tierra.   Y así como existen mapas en la tierra, los investigadores crearon mapas del cielo y del espacio exterior.   “Tenemos un sistema de coordenadas, digamos, aquí en HAWC, un sistema de coordenadas en la tierra. Pero para hacer observaciones astronómicas se necesita digamos que relacionar esos diferentes sistemas de coordenadas, es lo que se llama orientar cuál es el Norte Astronómico, esa fue mi primera tarea en el proyecto”, señala el investigador Hermes León.   Cada multiplicador de luz, mil 200 en todo el observatorio, está conectado a un centro de datos. Le transmite las 24 horas de los 365 días del año, la información del espacio exterior.   “Éste es el fotomultiplicador. Lo que sucede es que cuando la Luz Cherenkov se genera, el fotomultiplicador observa esta luz y traduce la luz que se genera en pulsos eléctricos”, afirma Edna Ruíz, estudiante de Física en la Facultad de Ciencias de la UNAM.   De acuerdo con la velocidad, la dirección y el tiempo de arribo de los Rayos Gamma, los científicos saben de dónde llegó y cuál es su fuente.   “De fondo tenemos toda la electrónica que se encarga de procesar las señales que tenemos de los mil 200 fotodetectores que forman parte de HAWC. En este conjunto de electrónica que ven atrás se recopilan todas las señales de estos detectores, se juntan, se procesan, y tenemos un conjunto de computadoras”, agrega Hermes León.   Por segundo, el observatorio recibe 40 mil eventos.     “Aquí tenemos un arreglo grande de unos 50 terabytes de datos para justamente guardarlos, y eso suena grande pero son una o dos semanas de datos, tuvimos que crear una infraestructura para procesar este volumen de datos, ninguna comunidad está procesando ese volumen de datos en forma sistemática”, asegura Lukas Nellen Filla, del Instituto de Ciencias Nucleares  de la UNAM.   El Observatorio HAWC es único en el mundo también por su equipo. Hasta ahora se utilizaban este tipo de telescopios para captar Rayos Gamma.   Éste es un telescopio de Rayos Gamma. Hace lo mismo que los contenedores que se encuentran aquí, al interior del Observatorio HAWC: captura Luz Cherenkov pero en lugar de hacerlo a través del agua, lo hace a través del aire. Los Rayos Gamma llegan hasta estos espejos y son rebotados y redirigidos hacia una cámara central.   HAWC es un gran ojo que ve el cielo todo el tiempo. Por su ubicación en Norteamérica, observa dos terceras partes de la bóveda celeste. Es decir, todo el cielo, conforme rota la tierra, hasta una parte del Hemisferio Sur. El procesamiento de toda esta información podría conducir a nuevas explicaciones sobre el origen y conformación de nuestro Universo.   En la siguiente entrega, el nuevo observatorio está estrechamente ligado con un observatorio prehispánico.     REB