Los presidentes de México en El Vaticano

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am junio 7 th, 2014

CIUDAD DEL VATICANO, JUN. 7, 2014.- La primera vez que un presidente de México visitó a un papa en El Vaticano fue en el lejano 1974. Una visita impensable porque no existían, como no existían desde la ruptura juarista relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede… Pero la visita se dio: el 9 de febrero de 1974, sorpresivamente, el presidente Luis Echeverría visitó al papa Paulo VI en El Vaticano. Ese viaje lo hizo Echeverría en el marco de su  campaña por la ONU y promoción, dijo, de su Carta de los Derechos y Deberes Económicos de los Estados.    Eso fue en 1974. Tuvieron que pasar 16 años y siete meses, dos presidentes mexicanos y otro papa, para que se diera un segundo encuentro entre un presidente de México y un jefe de la Iglesia Católica Universal.   El 9 de julio de 1991, el papa Juan Pablo II recibió al presidente Carlos Salinas de Gortari, quien le hizo una visita de cortesía y donde el tema central fue uno: el reconocimiento de la Iglesia Católica, el restablecimiento de relaciones, la libertad religiosa y el cese de las persecuciones, cuando en México no se perseguía a la Iglesia, pero el papa Wojtyla tenía el concepto polaco de la iglesia perseguida; para él, la iglesia en México era tan perseguida como la iglesia en Polonia, en lo que no había proporción, pero él así lo vio siempre.   En aquel viaje de julio de 1991, el presidente Salinas le dijo que sí al reconocimiento y a las relaciones como se lo había planteado Juan Pablo II en su segunda visita a México, en mayo de 1990, y él, Salinas, había aceptado.     Así, dos años después del segundo viaje de Juan Pablo II a México, y un año después de la visita de Salinas a El Vaticano, tal y como habían acordado ambos, el 21 de septiembre de 1992 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede y el reconocimiento legal a la Iglesia Católica tras 130 años de ruptura juarista.   Salinas no volvería a El Vaticano, pero Juan Pablo II cumpliría la primera visita de Estado de un papa a México, el 11 de agosto de 1993, en Mérida.   Esta visita sería correspondida por el presidente Ernesto Zedillo, quien el 1 de febrero de 1996 se convirtió en el primer presidente que hacía una visita de Estado a la Santa Sede, donde fue recibido por Juan Pablo II. Zedillo había dicho que no iría, pero fue.   Terminó el siglo XX e inició el nuevo milenio. La tercera visita oficial de un presidente mexicano a la Santa Sede fue en el gobierno de la alternancia.   El 18 de octubre de 2001, el papa Juan Pablo II, quien ya evidenciaba la carga de la edad, de las operaciones y de la enfermedad, recibió a Vicente Fox, el primer presidente panista y declarado abiertamente católico.    La visita de Fox quedó marcada por el rechazo de El Vaticano de recibirlo acompañado por su esposa, Martha Sahagún, por ser divorciados vueltos a casar. De aquella visita de Fox, sólo queda el recuerdo del beso de la revancha.  La foto que se tomó la entonces pareja presidencial en plena plaza teniendo como fondo la Basílica. Fue la respuesta de Martha Sahagún al rechazo papal: el beso del desafío.    La última visita oficial de un presidente mexicano fue hace siete años, el 4 de junio de 2007, el papa Benedicto XVI recibió a Felipe Calderón, también panista, también declarado católico. El presidente Calderón cumplió una visita de trabajo al Vaticano e invitó a Benedicto XVI a visitar México.   El presiden te Calderón habló a Noticieros Televisa de los temas tratados con el papa:     “También estuvimos charlando acerca de México y le externé una invitación a visitar nuestro país, que pudiera ser en coincidencia con la invitación que los católicos de México le han formulado para participar en un encuentro sobre el tema de familia a celebrarse en el año 2009″.    Esas han sido las cinco visitas de carácter oficial de presidentes mexicanos a El Vaticano, porque hubo otras, pero se dieron en otras circunstancias. Por ejemplo, la del propio Felipe Calderón cuando el 1 de mayo de 2011 asistió a la ceremonia de Beatificación del mismo Juan Pablo II.   Ese día, en  la Basílica de San Pedro, Calderón saludó a Benedicto XVI y lo invitó a visitar México, visita que se daría diez meses después, en marzo de 2012 cuando fue a Guanajuato.  O la del presidente Vicente Fox cuando el 8 de abril de 2005 asistió, junto a otros 79 jefes de Estado y de Gobierno, a los funerales de Juan Pablo II en San Pedro.   Hace catorce meses, el presidente Enrique Peña Nieto estuvo en la Plaza de San Pedro a la misa de inicio de pontificado del papa Francisco, el martes 19 de marzo de 2013, en un evento que se convirtió en una cumbre mundial de jefes de Estado y gobierno.   “Y solamente compartirles que fue oportunidad para saludar al Papa Francisco, de expresarle en nombre del pueblo de México nuestra felicitación con motivo de este día de inauguración de su pontificado. De transmitir un saludo afectuoso de parte de los mexicanos. De poder hacerle una invitación cordial a visitar nuestro país cuando así lo estime él conveniente”, comentó en esa ocasión el presidente Peña Nieto.   Peña Nieto no acudió a la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, el pasado 27 de abril, por ser un acto estrictamente religioso, pero asistió su esposa, Angélica Rivera.   “México es un Estado, para fortuna de los mexicanos, un Estado laico, que respeta todos los credos religiosos, que el Gobierno de la República que encabezo está comprometido con esta condición de ser absolutamente respetuoso de todos los credos y de todas las afiliaciones ideológicas y religiosas que hay entre la población”, dijo Peña Nieto a Noticieros Televisa.     Este sábado en el Palacio Apostólico, el papa Francisco recibirá en visita oficial al presidente Peña Nieto y para entonces habrán pasado, de aquella primera visita de Echeverría a Paulo VI, en febrero de l974, cuarenta años, ocho presidentes y cinco papas.   El tiempo pasa… Y los presidentes y los papas, también.     MACO