Con olor a muerte, Manglar Tajamar: Ambientalistas

CANCÚN, México, ene. 26, 2016.- Las aves de rapiña sobre vuelan la zona donde los ecologistas aseguran que quedaron animales muertos.   Algunas especies sobrevivientes se resisten a abandonar su hábitat.   Con esta ceremonia buscan el perdón del “Señor Manglar” y de la “Madre Naturaleza”.   Son habitantes de Cancún que desean reforestar el manglar destruido el pasado 16 de enero.   Se dicen agraviados y por ello se organizan con distintas actividades pacifistas que realizan de día y de noche en la zona destruida.   En el Malecón Tajamar, grupos ambientalistas mantienen guardias para evitar que vuelva a entrar la maquinaria, la cual empezó a querer desmontar la zona en julio de 2015.   Fue entonces que los grupos ambientalistas comenzaron a interponer denuncias y amparos.   Alejandra Serrano, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental explica que en julio del año pasado interpusieron el primer amparo contra ese proyecto porque esa institución detectó que en la autorización otorgada en 2006 por las autoridades hubo información falsa:   “Porque al predio le aplicaba el ordenamiento ecológico sistema lagunar Nichupté, el cual en uno de sus criterios, el criterio D22 señalaba que no se debería  de afectar ecosistemas excepcionales como  el sistema lagunar y los manglares, entre otros; desafortunadamente fue una mentira tanto por Fonatur, que desconoció la naturaleza de un ecosistema costero; si hubo información falsa”.   El 12 de agosto de 2015, Fonatur, informó de la suspensión total-temporal de las actividades y el  cambio de uso de suelo en 10 lotes del Proyecto Malecón Cancún-Tajamar y responsabilizó a la empresa Bi and Di de incumplir con las condicionantes autorizadas.   Cinco meses después, tras lo sucedido el 16 de enero de este año, Fonatur señala que ahora sí se cumplió con la normatividad vigente.   Manuel Mercado, director jurídico de Fonatur:”Fonatur dio cumplimiento a todos los requerimientos ambientales”.   El 28 de julio de 2005, el Instituto de Impacto y Riesgo del Estado de Quintana Roo sugirió negar la autorización del proyecto explicando que pretendía afectar el 65% de la vegetación constituida principalmente por manglar.    No obstante, en 2006, el entonces titular de la dirección general de impacto y riesgo ambiental de Semarnat, Ricardo Juárez Palacios,  autorizó la manifestación de impacto ambiental presentada por Fonatur.   Araceli Domínguez, grupo Ecologista del Mayab: “Ricardo Juárez firma una  enorme cantidad de proyectos, incluso aquí en Quintana Roo, nosotros denunciamos ante Función Pública en aquel entonces, lo denunciamos varias veces; alrededor  de 70 proyectos que habían sido autorizados por Ricardo Juárez y que tenían irregularidades”.   Un año después, en julio de 2007, Ricardo Juárez Palacios renunció a su cargo en la Semarnat.   Diez años después de haber otorgado esa manifestación de impacto ambiental, la Secretaría del Medio Ambiente se limitó a informar en un comunicado que el desmonte de las 50 hectáreas en el desarrollo Malecón Cancún-Tajamar tiene los permisos correspondientes.   La Semarnat no respondió a la petición de entrevista.   En tanto, el empresario Francisco Córdova Lira, uno de los hombres de negocios más conocidos quien compró hace 3 años uno de los lotes que se ubican en lo que será un gran desarrollo inmobiliario se deslinda de la deforestación realizada el 16 de enero.    “Simple y sencillamente adquirí un terreno en forma  totalmente legal; fue Fonatur el que decidió hacer la  limpieza general de los lotes y fue Fonatur el que decidió hacerlo de la manera en que lo hizo; Fonatur solicitó el apoyo a la fuerza pública a través de nosotros porque no lo iban a dejar trabajar y la mía se vence; Fonatur diseñó, pidió los permisos, los obtuvo, comercializó y llevó a cabo esta labor de chapeo y desmonte”.   Mientras tanto, en Cancún, los ciudadanos muestran en sus autos la inconformidad contra lo que ellos llaman un ecocidio.   Así como en los edificios ubicados enfrente del sitio arrasado por el hombre.   Los grupos ambientalistas aseguran que no cesará la lucha y continuarán interponiendo denuncias.   Sara Rincón Gallardo: sociedad protectora de animales Luum Balicheo:”Estamos preparando todo para evidenciar lo que sucedió lo más actual; aquí los responsables son Semarnat, Profepa y Fonatur.”   Alejandra Serrano, directora región sureste del Centro Mexicano de Desarrollo Ambiental: “Lo que le apostamos al final es a la restauración  del predio; estamos exigiendo un peritaje inmediato de la Profepa para que verifique que no se cumplió con esa condicionante y se revoque de manera inmediata el permiso.   Y es que los manglares como el destruido en Cancún, son parte de los ecosistemas que ayudan a  proteger a la ciudad de los huracanes, además que Malecón-Tajamar se había convertido en un espacio de convivencia ciudadana.   “Aquí había vida, había manglares, especies en peligro de de extinción; en este lugar, hoy, como pueden ver, hay zopilotes, huele a muerte”, relató Araceli Domínguez.   BLR