Los lujos del ‘Z-42’ en NL

MONTERREY, México, mar. 9, 2015.- La captura de Oscar Omar Treviño Morales, último liderazgo conocido y reconocido  de los zetas, así como la de su principal operador financiero, Carlos Arturo Jiménez Encinas, supone una paso firme hacia la eventual, desarticulación y atomización de este grupo.   Así lo afirmó la mañana del 05 de marzo en Primero Noticias, el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García.   Fue un golpe al corazón de esta organización delincuencial, por lo tanto, yo no me sorprendería que la misma se vaya terminando a diluir”.   En su época de mayor vitalidad, de 2006 a 2010, este grupo delictivo, Los Zetas,  llegó a tener ganancias superiores a los 200 millones de dólares anuales, descontando gastos de operación.   Los trabajos de inteligencia militar que permitieron la ubicación y captura de Omar Treviño Morales determinaron que cuando el líder zeta se sentía acosado por las Fuerzas Federales en Tamaulipas y Coahuila, principalmente, viajaba a Nuevo león para esconderse.   En Monterrey y San Pedro Garza García acostumbraba reunirse y convivir con su familia.   Por aire se desplazaba en helicópteros y por tierra en camionetas y automóviles de lujo. De hecho las últimas residencias que habitó antes de ser capturado fueron ubicadas en estos municipios.   Todas estratégicamente elegidas, con amplios espacios y finos acabados. Esta es una de ellas. Está marcada con el número 145 de las calle Olmo, en la colonia Olinalá, en San Pedro Garza García.   Para llegar a ella hay que circular por una estrecha vía, serpenteando el Cerro Chipinque.   Cruzar una caseta de vigilancia y seguir circulando hasta encontrar su portón metálico.   Sus muros son altos y fuertes.   Tiene piso empedrado y una alberca con una vista espectacular. Su interior es muy espacioso.   Lo mismo en la cocina que en sus recámaras y vestidores.   Otras dos residencias habitadas por Treviño Morales están ubicadas en Monterrey.   Exactamente en el exclusivo fraccionamiento residencial y club de golf La Herradura.   Es un lugar agradable, tranquilo y silencioso.   La casa marcada con el número 104 de la calle costa mesa también fue ocupada en su momento por Omar Treviño Morales su gente más cercana.   Alimentos, ropa, calzado, juguetes. Libros de cuentos infantiles y películas dan cuenta de su estancia en esta residencia. A poca distancia, pero dentro del mismo fraccionamiento, fue detectada otra cosa habitada por el lider zeta y sus más allegados.   Está marcada con el número 112 de la calle boca ratón.   Es muy parecida a las dos anteriores.   Amplios espacios y grandes vestidores se aprecian en su interior, que por las marcas de las ropa y accesorios ahí dejados se revela la capacidad económica y gusto de sus habitantes.   Ahí mismo, en Monterrey, pero en la colonia Alfareros, fueron localizadas dos bodegas en las que se encontraron vehículos terrestres y marítimos, cuya uso y disfrute se atribuye al líder zeta.   Motos acuáticas. Un bote y más de 20 automóviles y camionetas de lujo.   Además de los vehículos terrestres también fueron asegurados 3 helicópteros que Treviño morales utilizaba para su uso personal.   Este es uno de ellos. Es de fabricación italiana y conta de ocho plazas. Seis para pasajeros y dos para piloto y copiloto. Este es otro. Es de la misma fábrica. Uno más, de siete plazas.   Fue ubicado en un helipuerto privado en la colonia Prados de la Sierra, frente al cerro de las mitras.   Para capturar a Omar Treviño Morales y a su principal operador financiero las fuerzas federales, tuvieron que superar tres anillos de protección.   El primero, el de los policías a su servicio. El segundo, su equipo de vigilancia. Se dice que tan solo en Tamaulipas tenía en su nómina a más mil halcones. Y el tercero, su escolta personal.   Por eso su captura solo era posible realizarla en nuevo león, donde la inteligencia militar descubrió que era más vulnerable.   Como sucesor natural de Omar Treviño Morales, el Z-42, en el liderazgo de esta organización delictiva se perfila este hombre.   Se llama Juan Francisco Treviño Chávez, de 33 años, es sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales, apodado el Z-40, ya capturado también.   AGHO