Manuelito, el joven que incita a echarle ganas a la vida

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am febrero 20 th, 2016

TUXTLA GUTIÉRREZ, México, feb. 19, 2016.- A sus 14 años, Manuel Alejandro Morales Montoya, quien padece distrofia muscular, se ha convertido en un ejemplo de vida para muchas personas.   Su mensaje en el Encuentro con Familias Católicas, el pasado 15 de Febrero, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, conmovió al papa Francisco y a los más de 42 mil asistentes al estadio Víctor Manuel Reyna.   “Tengo mucha fe, ha crecido mi esperanza, sé que Dios me ha bendecido con esta capacidad especial, mis papás me apoyan mis planes sintiéndome sin límite como toda persona normal y le echo ganas. Ahora salgo en silla de ruedas a evangelizar y lo hago con mucha alegría a invitar a muchos adolescentes que no conocen el amor de Dios, también con mi familia misionamos y visitamos enfermos”, dijo Manuel ante el papa Francisco.   El papa Francisco reconoció en él valor, entrega, esfuerzo y sobre todo el corazón que antepone a las adversidades y retomó su frase: “echarle ganas”, sinónimo de motivación.   “Manuel gracias por tu testimonio y especialmente gracias por tu ejemplo. Me gustó esa expresión que usaste: “Echarle ganas”, como la actitud que tomaste después de hablar con tus padres, comenzaste a echarle ganas a la vida, echarle ganas a tu familia, echar ganas entre tus amigos; y nos has echado ganas a nosotros aquí reunidos. Gracias”, replicó el papa Francisco.   “Echarle ganas” significa para Manuel una motivación personal, es una frase que él le gusta y le da ánimo.   Su encuentro con el papa Francisco será algo inolvidable.   “Me sentí emocionado, contento de que también a él le gustó y cambió su discurso él también de lo que dije y él iba a decir, me gustó porque no iba yo a saber que le había gustado”.   El discurso de Manuel fue una reflexión y testimonio de su vida a lado de sus padres y del mundo que lo rodea desde la óptica de la juventud.   Para sus padres, Manuel es el ángel de la familia.   María de Jesús Montoya Sarmiento, mamá de Manuel, considera que su hijo es una bendición de Dios; “Dios ha estado siempre con nosotros en esos momento y yo le digo a las mamás que le echen ganas, así como dice Manuel, que no tengan miedo Para nosotros fue el ángel de la familia, no lo miramos como un hijo especial, como un ángel en la casa que tenemos”.   Manuel a pesar de padecer distrofia muscular es muy activo. Hace dos años, la falta de movilidad lo obligó a dejar la escuela pero no las ganas de seguir adelante.   Se integró al grupo de adolescentes de la Parroquia Concepción Inmaculada de Tuxtla Gutiérrez, en la que coordina grupos de jóvenes en la evangelización para acercarse a Dios.   En Noviembre pasado, Manuel y su familia viajaron a México, a la Basílica de Guadalupe, para pedirle a la Virgen Morena le concediera conocer al papa, pero jamás imaginaron que se convertiría en el portavoz de los jóvenes de Chiapas.   Manuelito es el segundo de cinco hermanos, es el alma de la familia y se ha convertido en un ejemplo para “echarle ganas a la vida”.   RMT