Los ‘Avispones de Chilpancingo’, las otras víctimas de Iguala

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am octubre 4 th, 2014

CHILPANCINGO, México, oct. 3, 2014.- La noche del 26 de septiembre, 40 minutos después de haber terminado el partido en el estadio de futbol de Iguala, y con la cédula que registra su triunfo, el equipo de los Avispones de Chilpancingo emprendió el regreso a casa.   Como a 10 o 15 minutos de Iguala fue que comenzó toda la tragedia, comentó Juan Luis Soberanes, director del equipo de los Avispones de Chilpancingo   Aproximadamente el ataque sucedió once y media, once cuarenta Fueron muchas ráfagas, fueron tres aproximadamente las que nos dieron al carro, señaló Facundo Serrano, secretario técnico del equipo Avispones de Chilpancingo.   Los futbolistas de Tercera División no entendían por qué les disparaban, en su defensa solo gritaban que viajaban niños y que se trataba de un equipo de futbol que venía de jugar un partido.   Al menos al principio yo escuché como que eran cohetes, como si los primeros balazos fueron al aire. Yo lo que hice fue tirarme y cubrirme. Al principio gritos, porque ya a algunos compañeros ya les había tocado una bala, después fue silencio total, dijo Juan Luis Soberanes, director del equipo de los Avispones de Chilpancingo. No pudimos ver nada porque después de los impactos todos nos ocultamos debajo de los asientos. Según dictámenes periciales fueron más de 400 impactos, explicó Facundo Serrano, secretario técnico del equipo Avispones de Chilpancingo.   Minutos después del ataque los heridos fueron trasladados al hospital de Iguala y los sobrevivientes escondidos en casas particulares. Fue hasta el sábado 27 de septiembre por la mañana cuando regresaron a Chilpancingo.   El autobús en que viajaban los Avispones de Chilpancingo fue atacado sobre la carretera federal Iguala-Chilpancingo a la altura del crucero Santa Teresa. El saldo dos muertos, entre ellos un jugador de 15 años y 12 heridos 4 de ellos de gravedad, quienes se encuentran en un hospital privado de Chilpancingo.   MACO