Inicio de clases en pisos de tierra y salones de carrizo

por: NOTICIEROS TELEVISA / 12:00 am agosto 19 th, 2014

CIUDAD DE MÉXICO, México, ago. 19, 2014.- Ciclo escolar 2014-2015 entre pisos de tierra, salones de carrizo y lámina.  Es la improvisada escuela Benito Juárez, en la comunidad de Santa Cruz Xitla, de la sierra sur de Oaxaca.   Más de 360 alumnos de preescolar, primaria y secundaria están a cargo de profesores de la sección 59 del SNTE, ante las constantes ausencias de sus rivales, los de la 22 de la CNTE.   “Nosotros queremos una escuela digna para que nosotros podamos estudiar porque por eso nos enfermamos del frío que entra”, relata Miguel Arturo, alumno de la Escuela Benito Juárez.   “Los pisos de tierra, cuando llueve se enlodan”, agrega Erika Vásquez, alumna escuela Benito Juárez.   En Guerrero la historia no es distinta.   La escuela primaria Octavio Paz, de Zihuatanejo, no ha sido reparada desde hace tres meses después de que tres salones de madera cayeron sobre padres de familia que hacían reparaciones.   Las goteras siguieron al igual que los pupitres podridos, las lonas hacen el papel de techo y el calor es insoportable en un escenario similar para dos mil estudiantes de la zona.   En Acapulco, el jardín de niños Luis Hidalgo Monroy, de la colonia La Sabana, una de las más afectadas por la tormenta tropical Manuel hace casi un año, está instalado en plena calle, con muebles prestados, también bajo carpas. El Gobierno Federal destinó un presupuesto para construir una nueva escuela, pero no hay para el nuevo terreno.   “Queremos una escuela nueva aquí hace mucho calor”, reclama Victoria, alumna del Jardín de Niños Luis Hidalgo Monroy.   En Saltillo, Coahuila, se juntaron dos cosas. Primero, 230 alumnos de primaria en el sector oriente arrancaron el ciclo en casas de 30 metros cuadrados y en otros casos no aparecieron los docentes.   “Venía muy contenta a la escuela, pero no hay maestro”, lamenta Deborah Moreno, alumna de primer grado de primaria.   Así arranca el primer ciclo escolar completo, tras la promulgación de la reforma educativa.   AGHO