Ya puedes visitar Tangamandapio, la ciudad de ‘Jaimito, el cartero’ con Google Maps

"Jaimito, el cartero", siempre mostraba una gran nostalgia por Tangamandapio, su pueblo natal.
"Jaimito, El Cartero" en la vecindad del Chavo del 8. (Foto: Twitter)

A 600 kilómetros de la Ciudad de México se encuentra el pueblo del cartero más famoso de México y América Latina: Tangamandapio, Michoacán, popularizado por el personaje de El Chavo del 8, Jaimito “El Cartero”.

Te recomendamos: Google celebra los 91 años de Chespirito con un doodle

El mítico personaje se hizo famoso durante sus apariciones en el programa “número uno de la televisión humorística”.

Ahora, a casi cincuenta años del estreno de este, la tecnología hace posible que Santiago Tangamandapio pueda visitarse a través de internet y sus calles sean recorridas en street view.

Raúl Chato Padilla, quien dio vida al cartero, formó parte del cast de la serie desde 1979, pero tras unos cambios en esta, comenzó a hacer apariciones cada vez más esporádicas hasta el final de la producción.

Este abuelito, en cada ocasión que podía, miraba con nostalgia hacia su pasado y hacia referencia a un pueblito de Michoacán en el cual se formó. Las descripciones de Santiago Tangamandapio lo asemejaban a Nueva York, siendo esta la misma razón por la que el pueblo “no podía aparecer en los mapas”.

Ahora, gracias al desarrollo de drones y herramientas para monitorear cualquier espacio a lo largo y ancho del planeta, este lugar de Michoacán aparece en Google Maps y desde allí cualquier persona puede visitar la estatua de Jaimito o el hermoso centro colonial.

En la placa del cartero se puede leer que esta fue una forma de rendir homenaje póstumo a Chato Padilla, quien dio a conocer el municipio a nivel internacional.

En la actualidad, Tangamandapio es un pueblito con una población de poco más de 23 mil personas ubicado en Michoacán. Su nombre significa: “Tronco podrido que se para en posición vertical en el agua”. 

Cada año este sitio recibe muy poco turismo, pero se espera que, con el paso del tiempo, su difusión crezca y tenga nuevas formas de darse a conocer.